Centros de bienestar

Centros de bienestar
Centro Bienestar facilita el acceso al cuidado médico.
Foto: Archivo

LAUSD

Imagínense a una mamá que camina con sus dos hijos a la escuela. Uno de ellos está en el tercer grado. El otro, un niño pequeño en su carriola, comenzará el kindergarten en esta escuela dentro de tres años.

Imagínense que el hijo que cursa el tercer grado debe realizarse un control médico y el bebé en la carriola necesita recibir la siguiente dosis de vacunas infantiles. Además supongamos que esta madre también está pensando en un bulto que se autodetectó en un seno hace una semana y que todavía no le ha dicho a nadie. Si bien está preocupada y desearía realizarse un control con un profesional médico, esto implica tener que salir del trabajo para atravesar la ciudad de Los Ángeles en varios autobuses con los niños a cuestas, lo que reduciría sus ingresos y crearía un caos en los horarios familiares.

Ahora imaginemos que la escuela a la que esta mamá y sus hijos se dirigen es la Escuela Secundaria Básica Gage en el Sureste de Los Ángeles (u otra de las 11 escuelas con Centros de Bienestar que se inauguraron el año pasado) y gracias a un conjunto de servicios integrados que ofrece el Centro de Bienestar en la escuela, la madre y sus hijos pueden realizarse controles médicos, recibir tratamiento y hacerse los análisis necesarios en un mismo lugar.

Lo que comenzó como una visión en el año 2009: la creación de 14 clínicas médicas de servicio completo construidas en recintos escolares que ofrecieran servicios de salud holísticos, integrales e integrados (incluyendo servicios de salud física, mental y dental), hoy se han convertido en buena parte una realidad. El año pasado se completaron 12 de las 14 instalaciones nuevas en todo el distrito, las que ya han prestado servicios a más de 20,000 estudiantes, sus familias y miembros de la comunidad en muchas de las zonas de Los Ángeles sin atención médica suficiente (las últimas dos instalaciones se inaugurarán en la Escuela Secundaria Superior Monroe y en la Escuela Secundaria Superior Crenshaw a finales del año 2014). Dado que los Centros de Bienestar están ubicados en las áreas del condado con algunas de las mayores disparidades en los servicios de atención de la salud, las familias más vulnerables ahora tienen acceso a este tipo de atención que previamente les resultaba imposible. Esto representa un gran avance. Pero no podemos detenernos aquí.

En el año 2014, la ampliación de la red de Centros de Bienestar del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) es más imperiosa que nunca.

La Ley de Atención de la Salud Asequible cambia la manera, el lugar y la población a quien se deben prestar estos servicios. El establecimiento de centros médicos primarios, particularmente para las personas que recientemente han logrado tener cobertura de salud, permite a los Centros de Bienestar en las escuelas establecerse como los principales proveedores dentro del espectro más amplio de atención de la salud.

Si bien todavía no hemos recibido los datos de estos nuevos sitios, los estudios realizados en el Condado Alameda indican que una mayor inversión por parte de LAUSD en los Centros de Bienestar ayudará a apoyar y fortalecer la conexión vital entre la salud y el éxito académico, ayudándonos a mejora el clima escolar general y alcanzar la meta de lograr un índice de 100% de graduación entre los estudiantes.

Sabemos que la prevención y la intervención temprana son más eficientes en costos. Sabemos que los estudiantes que no se sienten bien tienen problemas para aprender y ponen en riesgo su éxito académico y, en última instancia, su graduación. Si duplicamos la inversión previa en Centros de Bienestar en las escuelas, LAUSD tiene una oportunidad beneficiosa para todas las partes interesadas de redefinir la manera en que pensamos, educamos y preparamos a nuestros estudiantes para la universidad y el empleo, de manera de estar más alineados con las metas del distrito. Y por el bien de nuestros estudiantes, sus familias y comunidades, somos responsables de liderar este camino.