Treinta años y multi-millonario

Mark Zuckerberg, creador de Facebook, celebra cumpleaños
Treinta años y multi-millonario
Mark Zuckerberg lo pasa mal hablando en público, algo a lo que ha tenido que hacer frente.
Foto: Archivo

Mark Zuckerberg es un tipo peculiar, al menos así lo describen los cronistas de este neoyorquino que, mañana, cumplirá 30 años, diez de los cuales los ha pasado al frente de su popular y muy visitada red social Facebook.

Hijo de un dentista y una psiquiatra, ‘Zuck’, como le llaman sus íntimos, es de ascendencia judía pero ateo declarado, tiene tres hermanas, viste camiseta gris para —no tener que pensar qué ponerse— y es daltónico, razón por la cual el color azul, el que mejor distingue, domina Facebook.

Está casado, desde 2012, con una compañera de Harvard, Priscilla Chan, a la que conoció en la cola del baño en una fiesta.

Sus amigos de carne y hueso le ven como “un robot” que ha sido “sobreprogramado”, según publicó The New Yorker, en 2010, y salta a la vista que se siente incómodo en actos públicos y entrevistas, algo que tiene que hacer como máximo responsable de su compañía; gajes del oficio.

Zuckerberg es ambicioso e inconformista y un programador prodigioso —según su profesor particular de informática en la infancia, David Newman—, que a los 12 años desarrolló su primer software, ZuckNet, un sistema de mensajería instantánea para la clínica dental de su padre.

Cuando estudiaba bachillerato rechazó una oferta de dos millones de dólares por su programa de elaboración personalizada de listas musicales Synapse Media Player, una versión primitiva de Pandora, que despertó el interés de Microsoft y AOL.

En 2006 respondió igual cuando Yahoo puso sobre la mesa un cheque de 1,000 millones de dólares por Facebook. Zuckerberg no quería vender a su criatura, la misma por la que ha luchado en los tribunales contra quienes le demandaron por robarles la idea y a quienes decidió pagar 65 millones de dólares para zanjar el asunto.

Zuckerberg, activista a favor de la reforma migratoria en EEUU, se ha propuesto llevar la red de redes hasta los lugares más recónditos, a través de su iniciativa Internet.org, ya sea por satélite, o mediante drones.