Marshall Tuck para educación

La educación en California está pasando por una época de cambios para colocar el aprendizaje de los alumnos como la pieza central por sobre todo lo que rodea el proceso educativo. Este es un momento importante que requiera a una persona como Marshall Tuck para ocupar el cargo estatal de Superintendente de Educación.

Tuck dirigió las escuelas públicas charter Green Dot, la cual tiene sindicato a diferencia de otras charter, y durante seis años estuvo a cargo de la organización sin fines de lucro creada por el ex alcalde Antonio Villaraigosa que asumió el control de 22 escuelas de bajo rendimiento. Las escuelas bajo el Partenership for los Ángeles Scholols a lo largo de los años demostraron leves mejorías en graduaciones y exámenes, mientras que incrementaba la participación de los padres.

Por otra parte, Tuck se ha ganado las críticas de los sindicatos de maestros al cuestionar el sistema de protección laboral que tienen los educadores, al desafiar la prioridad que se le da a la antigüedad a la hora de los despidos y por creer que el resultado de los estudiantes debe ser uno de los factores para evaluar a los maestros.

Este punto de vista contrasta con el del actual superintendente escolar, Tom Torlakson, quien a lo largo de su gestión ha respaldado, y hoy cuenta con el apoyo, de los sindicatos.

Otro contraste de posturas entre Tuck y Torlakson es la ley “parent trigger” que le permite a los padres en las escuelas de bajo rendimiento, peticionar para hacerse cargo de la escuela cambiando el liderazgo de la misma. Tuck es un entusiasta de este instrumento para el empoderamiento de los padres, mientras que Torlkason como asambleísta votó en contra de él.

El panorama educativo estatal tiene nuevos ingredientes con el Common Core y los fondos adicionales para las escuelas mas pobres, es importante que quien esté a cargo mantenga el compromiso principal y la prioridad d con los estudiantes. Vote por Marshall Tuck.