Armas fuera de las calles

Autoridades angelinas recogen pistolas y rifles con vales por $100 y $200

Las autoridades policiales de Los Ángeles celebraron ayer una nueva jornada de recompra de armas de fuego con vales de consumo en supermercados locales.

Una de las metas del evento, realizado por la Policía de Los Ángeles (LAPD) y el Programa de Reducción de Pandillas y Desarrollo Juvenil (GRYD), era recoger armas de personas que no eran responsables de los crímenes que con ellas se cometían.

“En muchas ocasiones las personas que ocasionan tiroteos no son las personas dueñas de esas armas, sino que son otros que las toman para cometer los crímenes”, explicó Nuria Vanegas, vocera del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD).

“Cada arma que se quita de las calles o de un hogar en que no está asegurada, y que puede caer en manos de personas irresponsables, es algo positivo para toda la comunidad”, recalcó la funcionaria, apostada en un estacionamiento del bulevar Washington, uno de los cuatro centros de recambio de armas dispuestos en la ciudad.

La jornada de ayer estuvo marcada por los recientes sucesos ocurridos en la localidad californiana de Isla Vista, en donde el pasado 23 de mayo seis estudiantes de la Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB) perdieron la vida, tras la matanza que inició el joven Elliot Rodger, quien luego se suicidó.

“Las personas compran las armas legalmente y se someten al chequeo de antecedentes, pero aún así las usan para cometer crímenes y nada podemos hacer”, declaró Vanegas, quien invocó a la población a reducir la violencia con armas de fuego con la entrega de armas en desuso, que podrían ser robadas.

En Los Ángeles, por iniciativa del anterior alcalde, Antonio Villaraigosa, en combinación con el Departamento de Policía local, se creó este programa de entrega de armas “sin hacer preguntas.”

“Esta actividad la realizamos dos veces al año, y solamente en 2013 la comunidad nos entregó 1.989 armas de fuego, entre pistolas, escopetas, fusiles de asalto”, dijo.

“Hemos tenido sorpresas, como personas que nos han entregado granadas de guerra y algunos de esos artefactos los mantienen algunas familias como recuerdos de que su abuelito participó como soldado en la Segunda Guerra Mundial”, dijo.

Otro lugar de acopio de armas fue el estacionamiento de Los Ángeles Sports Arena, donde Bruce Borihanh, del Departamento de Policía de la ciudad, recalcó que “el objetivo es sacar las armas de las calles”

Las autoridades ofrecían un incentivo de 100 dólares por pistolas y 200 dólares por fusiles de asalto. “Con eso ganamos todos”, afirmó el portavoz.