Una designación histórica

Tuvieron que pasar más de 130 años para que un político latino sea quien presida el Senado estatal.

En ese entonces, Reginald del Valle permaneció poco tiempo en la legislatura, un contraste con el senador Kevin de León que llegará a este cargo después de ocho años en Sacramento. Un periodo en que mostró su compromiso con los inmigrantes y los más necesitados de California.

La designación oficial de de León realizada el lunes en el Senado es un justo reconocimiento a quien dedicó su atención a la causa de la justicia social y la protección al desvalido.

La historia del legislador es una que enorgullece a la comunidad latina. Es la de una persona de origen humilde que se gradúa con honores en la escuela para dedicarse al área de la enseñanza. De León es parte de una generación de jóvenes líderes latinos de Los Ángeles que se formaron en las trincheras combatiendo la Proposición anti inmigrante 187.

Más tarde, los límites a los períodos legislativos y su habilidad política hizo posible que de León llegará a la Asamblea y luego al Senado, el cal dirigirá oficialmente a partir del próximo 15 de octubre.

La presidencia temporal del Senado —porque el vicegobernador es quien preside constitucionalmente la Cámara Alta— llega en un momento difícil. Varios senadores demócratas se han visto involucrados en diversos escándalos, dos de ellos están acusados de recibir dinero y prebendas a cambio de votos.

Una de las misiones de de León es recomponer la ya desgastada confianza de los californianos en su legislatura. Además de seguir representando la voz de los trabajadores, de los inmigrantes y de los consumidores.

Confiamos conque de León en su nueva posición seguirá avanzando una agenda de progresista que ayudará al crecimiento de nuestro estado y el bienestar de todos los californianos.