Se espera partido abierto

@ParisRod

Colombia tiene cerca su paso a octavos. Primero, hay una barrera de ‘Elefantes’ enfrente.

Costa de Marfil, en su tercer Mundial consecutivo, también quiere un cuarto partido. Por lo visto en su debut, Colombia tiene y puede. Sin embargo, el único antecedente de un africano enfrentando a los cafeteros registra la eliminación de los sudamericanos contra Camerún en octavos de final en Italia 1990 con dos goles del gran Roger Milla en tiempo suplementario.

Ambos entran con una victoria en el bolsillo, lo que les quita la presión monumental de haber perdido en el debut en Brasil. Los marfileños tienen a Yaya Touré como timón del barco y a Didier Drogba como el alma del equipo, sin importar sus 36 años, y con ese empuje universal que tiene para los ‘Elefantes’. Lo quieren tanto en su país que es el único lugar del mundo donde hay una cerveza con el nombre de un futbolista, el suyo.

Ambos equipos son potentes atacando y menos fuertes defendiendo, por lo que se vislumbra un gran partido abierto y lleno de emoción. Quien gane tiene boleto directo para verse con algún once del Grupo D, y tal vez el empate sea un buen negocio.

No lo creo. Colombia está en un buen momento y es hora de ratificar su sitio como cabeza de serie, su nómina y ese gran entrenador. Costa de Marfil es, según estadísticas y FIFA, el mejor equipo del continente africano