NYPD busca detener la ola criminal del verano

Buscan soluciones para terminar con ola de crímenes en la Gran Manzana

Después de otro sangriento fin de semana, que dejó un saldo de cuatro personas muertas y 19 heridas, la ciudad se encuentra sumida en un debate sobre qué medidas tomar para evitar una escalada de violencia.

Mientras el Departamento de Policía (NYPD) se prepara para enviar 1,200 policías adicionales a las calles esta semana, incluyendo 600 de la clase de cadetes que se graduó ayer, el concejal Jumaane Williams (D-Brooklyn) anunció el lanzamiento de la iniciativa National Network to Combat Gun Violence, que busca la colaboración de policías, legisladores y organizaciones locales y nacionales para combatir la violencia por armas.

“La idea no es quitar el derecho a las armas, sino parar el flujo de éstas en nuestras calles”, declaró Williams, quien lidera el Task Force para Combatir la Violencia por Armas en el Concejo Municipal, el lunes en una conferencia de prensa en la Alcaldía.

Según explicó, la red es similar a la iniciativa del exalcalde Michael Bloomberg Alcaldes en Contra de las Armas, y se encargará de promocionar y respaldar medidas concretas anti-violencia introducidas a nivel local y federal.

Las balaceras del pasado fin de semana culminaron la tercera semana consecutiva de junio que termina con decenas de víctimas en los cinco condados. El alza en la violencia levantó especulaciones de un posible vínculo con la disminución de la controversial práctica policial ‘stop and frisk’ (detención y cacheo).

“Si miras las estadísticas pasadas, no hay relación entre la cantidad de detenciones y cacheos y los tiroteos”, apuntó Williams, cuyo condado reporta el más alto índice de balaceras. “Este es solo otro aumento [en el crimen] que debemos asegurarnos que no siga ocurriendo”.

La semana pasada precisamente se reveló que el NYPD lleva a cabo una investigación sobre si la disminución del ‘stop and frisk ha tenido algún impacto en la criminalidad. A preguntársele al respecto, el Comisionado de Policía William Bratton dijo que “estaría muy sorprendido” si dicha correlación fuera cierta.

Otra posibilidad es que la ola de violencia se desvanezca tal como llegó. Aunque hay estudios que indican que las altas temperaturas no son directamente responsables del alza en la criminalidad, las estadísticas hablan por sí solas: La Policía registra sus más altos índices de crimen entre los meses de junio y agosto todos los años. En julio se registra la mayor cantidad de homicidios.

A principios de junio, Bratton alertó que estos aumentos en la criminalidad son temporarios. Durante la parada Gay este domingo Bratton señaló que ha habido 23 tiroteos desde el 23 de junio, comparado con 37 la semana anterior.

Una de las más recientes víctimas fue un niño de 10 años quien fue baleado en una rodilla mientras se dirigía a una bodega de Coney Island en Brooklyn.

Brooklyn encabeza la lista con nueve tiroteos, seguidos con cinco en Manhattan.