El ejemplo de Brown

Veinte años no son nada dice una canción, pero en cuanto a la inmigración en California, es el día y la noche. Hemos pasado de la aprobación electoral de la odiosa Proposición 187 a que nuestro Estado sea el que de acogida a más menores de edad centroamericanos que han cruzado la frontera recientemente.

El gobernador Jerry Brown dijo estar dispuesto a que California tenga más refugios para estos niños y jóvenes. Que diferencia cuando precisamente a los niños indocumentados se les quería privar de la educación y la atención médica.

Hoy California ya es uno de los cuatro Estados de la Unión Americana que recibe a los menores indocumentados. Esto es posible gracias a la evolución de una mayoría del electorado que ha pasado del temer a la confianza de los trabajadores indocumentados, del estereotipo al conocimiento directo del individuo.

La declaración de Brown durante su visita a México presenta tanto un contraste temporal como geográfico. Su postura ante la llegada de los menores es tan alejada de su predecesor Pete Wilson, como lo es del actual gobernador Rick Perry de Texas .

La reacción de Perry ante el arribo de los menores fue llamar a la Guardia Nacional con el declarado fin de proteger la frontera de los maleantes. El texano tienen un discurso de seguridad nacional ante una crisis humanitaria y le da a su respuesta un tinte militar en vez de ser de asistencia. Pero a Perry le interesa mas lo que le ayude a ganar puntos con los republicanos que lo que contribuya al bienestar de los niños y jóvenes.

Lamentablemente hoy hay demasiados políticos que piensan como Perry, y como lo hizo Wilson en su momento. El paso del tiempo, la maduración política y los cambios demográficos les ayudará a ver la realidad de la manera de los californianos y a actuar razonablemente como Brown.