Miguel Rojas no es sólo defensa

El infielder suplente de LA se ha abierto espacio repartiendo palo

Con la necesidad de tener a mano a un infielder suplente de calidad dada la tendencia a lesionarse de Hanley Ramírez y Juan Uribe, en junio pasado los Dodgers llamaron de la Triple “A” a Miguel Rojas, dueño de un guante solvente, que llegó al spring training como invitado fuera del roster.

Pero para sorpresa y fortuna de Don Mattingly y compañía, el versatil jugador de cuadro venezolano también ha respondido con su bate. Prueba evidente es el hecho de haberle conectado el primer jonrón de su vida nada menos que a Max Scherzer, estelar derecho de los Tigres de Detroit, el pasado 9 de julio.

Rojas recuerda ese momento que quedó grabado para siempre en su mente. “Es algo especial en mi carrera, es un privilegio sacarle la bola del parque a ese señor en los primeros 50 turnos en las Grandes Ligas. Pero lo más importante es demostrar que no sólo puedo ayudar con mi defensa. Ese batazo me ha dado una gran confianza en la caja de bateo”, dijo Rojas, que antes del partido de ayer, tenía promedio de .207 con seis impulsadas en 41 juegos.

Además de cazarle una recta a Scherzer, un perenne All Stars, Rojas fue felicitado en esa ocasión por su ídolo y paisano, Omar Vizquel, otrora maestro del campo corto, ahora coach de primera base de Detroit. “Me dijo: te felicito porque le distes a un ‘caballo’. No lo conocía, y aproveché esa oportunidad para pedirle una bola autografiada”.

Rojas guarda las espaldas a un infield de lujo en el cual sale a relucir el excelente desempeño de Dee Gordon, un paracorto natural, ahora transformado en un intermedista con un alto grado de solvencia.

“La transición de short a segunda favorece un tanto porque en el short tienes que atacar la bola y tus tiros son largos. En segunda uno se siente más cómodo, más tranquilo. Gordon lo ha asimilado bastante bien, pero también trabajó fuerte en el spring training en esa transición”, comentó.

http://www.laopinion.com