Beck acepta participación en compra de LAPD a su hija

Inicialmente, el jefe de la policía negó que tuvo algo que ver en la adquisición del caballo por $6,000
Beck acepta participación en compra de LAPD a su hija
En menos de una semana, el jefe del LAPD, Charlie Beck, sabrá si quedará otros cinco años a cargo de la institución.
Foto: Archivo

El jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD por sus siglas en inglés), Charles Beck, se vio obligado a admitir este miércoles que estuvo involucrado en la compra de un caballo de su hija, aunque a inicio de semana había negado tener algo que ver en la transacción.

Beck se había mostrado indignado y molesto este martes por las acusaciones en su contra que también involucran a su familia, calificándolas de mentiras “asquerosas” e “inaceptables”. Sin embargo, dos días después, el jefe del departamento policiaco tuvo que dar un giro de 180 grados y admitir que sabía sobre la compra de $6,000 de LAPD a su hija, luego de que Los Angeles Times publicó un reporte al respecto basándose en documentos internos de la agencia.

Tras revisar los mismos documentos obtenidos por LAT, Beck dijo que “se dio cuenta” que había firmado la aprobación de la compra. Lee aquí el memorándum (PDF).

“Luego de evaluar las circunstancias de esta donación, en retrospectiva creo que debí haber asegurado que el departamento transmitió formalmente al [Intradepartmental Correspondence to the Board of Police Commissioners] la documentación adicional en archivo que identificaba al dueño original del caballo”, lee un comunicado de Beck emitido la tarde del miércoles. “Continuaré mi trabajo con la comisión para incrementar la transparencia del departamento”.

LAPD compró a George, un caballo de 10 años de edad, para el escuadrón de caballería de la hija de Beck, Brandi Pearson.

Los comisionados de policía dijeron que dieron su aprobación a la transacción si saber que el animal era propiedad de la hija del jefe de LAPD. Steve Soboroff, presidente de la Comisión de Policía, comentó a inicios de semana que de haber sabido habría querido garantías de que el animal de 10 años de edad fue evaluado para trabajo policiaco y que el precio era justo. En un comunicado conjunto con el de Beck, Soboroff dijo que no creía que el jefe policiaco mintió intencionalmente para que su hija gane dinero.

“Luego de revisar la información provista hasta la fecha por el departamento, el inspector general y el jefe Beck, me siento confiado de que el jefe no estuvo involucrado en la selección, evaluación o compra del caballo”, lee el comunicado de Soboroff.

Soboroff declaró a inicios de semana, antes de esta controversia, que todavía no conocía motivos que eviten que Beck sea renovado para otro término. La Comisión de Policía votará la próxima semana si es que el jefe Beck se quedará al frente de LAPD por cinco años más.