Madre, novio se declaran no culpables por muerte de niñito Gabriel Fernández

El menor fue hospitalizado en mayo de 2013 con perdigones de una pistola BB en sus pulmones y testículos, así como fracturas en el cráneo y costillas, quemaduras, moretones y dos dientes quebrados. Murió dos días después
Madre, novio se declaran no culpables por muerte de niñito Gabriel Fernández
La madre y su novio se habían declarado no culpables de su muerte
Foto: Archivo

Más de 14 meses después de su hijo de 8 años murió con señales de haber sido torturado, una madre de Palmdale y el novio de esta han sido acusados de asesinato en el caso.

Durante una audiencia en una corte de Los Ángeles el miércoles, Pearl Sinthia Fernández, de 30 años, y su novio, Isauro Aguirre, de 34 años, se declararon no culpables de un cargo, cado uno, de asesinato por la muerte de Gabriel Fernández.

Según las autoridades, el niño de ocho años fue golpeado hasta morir, a pesar de las advertencias de múltiples fuentes de que estaba siendo abusado.

Recientemente, el padre y los hermanos del menor presentaron una demanda por muerte negligente en contra de tres departamentos del condado, el distrito escolar local y su madre y el novio de esta.

La demanda por la muerte de Gabriel Fernández en mayo de 2013 cita al departamento de Servicios para Niños y Familias y de Servicios Sociales Públicos, el Departamento del Sheriff y el Distrito Escolar de Palmdale, junto con los acusados Pearl Sinthia Fernández e Isauro Aguirre.

Los demandantes en el caso son el padre del chico, Arnaldo José Guadalupe Contreras del Condado de Kern; los tres hermanos de Gabriel; y los abuelos paternos del menor. Los hermanos y abuelos viven en Texas.

La demanda alega que los hermanos, al igual que Gabriel, fueron “obligados” por las autoridades del condado a vivir con Fernández y Aguirre y también eran “abusados física y emocionalmente” por la pareja.

Familiares, vecinos, maestros y otras personas hicieron más de 60 reportes de abuso a las autoridades apropiadas del condado, según la demanda.

“Los acusadores están informados y creen que las entidades públicas acusadas no investigaron muchas, si no todas las quejas de abuso, y aquellas que fueron investigadas, fueron investigadas de forma incompetente”, indica la querella.

La queja también alega que un representante de DPSS sabía sobre el supuesto abuso continúo de Gabriel, pero en vez de reportar lo que sabía, le pidió salir en una cita a Fernández.

Las autoridades del condado previamente habían dicho que despedirían a dos trabajadores sociales y dos supervisores en respuesta a la muerte del menor.

En mayo de 2013, el chico fue hospitalizado con perdigones de una pistola BB en sus pulmones y testículos, así como fracturas en el cráneo y costillas, quemaduras, moretones y dos dientes quebrados. Murió dos días después.

La Fiscalía alega que Fernández no hizo nada mientras Aguirre golpeaba al niño. Las autoridades decidirán después si piden una sentencia de muerte para la madre y el novio de esta, o una sentencia de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

El caso de Gabriel es uno de varias muertes de niños que eran parte de DCFS. Se estableció una comisión ‘blue ribbon’ para monitorear reformas.