Liberia: saquean centro de aislamiento para enfermos con ébola

Un lugar temporal para pacientes infectados con el virus fue atacado en la capital, Monrovia. Al menos 20 pacientes se fueron del lugar.
Liberia: saquean centro de aislamiento para enfermos con ébola

Un centro de aislamiento temporal para enfermos infectados con el ébola fue saqueado en la capital de Liberia, Monrovia.

El incidente ocurrió en West Point, un populoso barrio de favelas de la ciudad.

Se cree que del lugar se fueron por lo menos 20 personas que habían sido ingresadas por presentar síntomas de la enfermedad.

Tolbert Nyenswah, asistente del ministro de Salud, indicó que los manifestantes estaban enojados porque los pacientes habían sido traídos desde otras partes del país.

Otras versiones señalan que las protestas se debieron a que los residentes no creían que la epidemia del ébola fuese real y querían forzar el cierre del centro.

En declaraciones a la BBC, Nyenswah señaló que el centro estaba acondicionado para mantener en observación a los pacientes antes de transferirlos a un hospital más grande, si se confirmaba que tenían el virus.

Un alto funcionario policial señaló que colchones, sábanas y equipo médico manchados de sangre habían sido sacados del lugar.

“Es una de las cosas más estúpidas que he visto en mi vida”, señaló.

Agregó que los saqueos podrían propagar el virus a toda la zona. Se calcula que unas 50.000 personas viven en West Point.

El brote de ébola comenzó en Guinea en frebrero y luego se propagó a Liberia, Sierra Leona y Nigeria.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, el virus ha matado a 1145 personas, incluidas 413 en Liberia.

En días pasados el gobierno de Liberia hizo un pedido de muestras de la medicina experimental Zmapp, que fue utilizada para tratar a dos trabajadores estadounidenses que aparantemente mejoraron tras recibir el fármaco y a un sacerdote español, que posteriormente falleció.

Will Ross, corresponsal de la BBC en Lagos, Nigeria, señala que el ataque en el centro de Monrovia es visto como un gran revés en la lucha para contener el brote.

Expertos de salud sostienen que la clave para poner fin a la epidemia es impedir que se siga propagando precisamente en Liberia, donde hay mucho desconocimiento sobre la enfermedad y muchas personas se muestran reaccias a cooperar con el personal médico.

Vea también: El ébola y el dilema ético de usar drogas experimentales