Cuatro curiosidades de la semifinal de la Copa Libertadores

Sin un equipo que haya sido campeón y sin conjuntos brasileños, la Copa Libertadores se acerca a la final. San Lorenzo, la escuadra del Papa, parte como favorito. Qué otras cosas llaman la atención.
Cuatro curiosidades de la semifinal de la Copa Libertadores
La Copa Libertadores

Entre este martes y miércoles se definirán los dos finalistas de la Copa Libertadores de 2014, después de una semifinal bastante llamativa, en la que por primera vez en 22 años no hay presencia de equipos brasileños ni tampoco cuenta con ninguno de los 24 equipos que fueron campeones en el pasado.

Además tres de los cuatro semifinalistas son inéditos en estas alturas de la competencia creada en 1960: Club Nacional de Paraguay, Bolívar de Bolivia y Defensor Sporting de Uruguay nunca habían alcanzado las puertas de la final.

Y el cuarto en cuestión, el argentino San Lorenzo de Almagro, vuelve a una semifinal después de 16 años, con una oportunidad única para ganar, por primera vez, la anhelada Copa Libertadores.

“Curiosa es el mejor adjetivo con el que podemos calificar esta semifinal sin equipos campeones y con algunos considerados chicos”, le dijo a BBC Mundo Jorge Barraza, jefe de prensa de la Conmebol y autor del libro “Los 50 años de Historia de la Copa Libertadores”.

BBC Mundo les presenta cuatro puntos por los que la semifinal de la Libertadores 2014 es una de las más particulares de los últimos años.

Con la eliminación de Cruzeiro, Nacional de Medellín y Atlético Mineiro en los cuartos de final, las semifinal de esta versión de la Copa Libertadores se quedó sin campeones por primera vez en 22 años.

Esto no ocurría desde 1992 cuando llegaron a esta instancia el Barcelona de Guayaquil, Newell’s Old Boys de Rosario, América de Cali y aquel San Pablo dirigido por Tele Santana que finalmente se quedaría con el título.

Lo cierto es que algunos grandes equipos que ganaron la Libertadores en otros años han ido perdiendo brillo incluso en sus propias ligas: Independiente de Avellaneda, que es el club con más títulos en la historia del torneo, acaba de ascender de categoría después de pasar un año en la segunda división del fútbol argentino.

Lo mismo le pasó a River Plate (campeón 86 y 96), Argentino Juniors (1985), Vasco de Gama (1997), Palmeiras (1999), Flamengo (1983), entre otros, que descendieron recientemente y aunque lograron recuperar la categoría, todavía no han hecho un regreso triunfal a la Libertadores.

“Lo que ocurrió es que el fútbol sudamericano está alimentando más mercados de los que hacía en 1992. Ahora no solo se van los buenos a unas pocas ligas, también se van los regulares y hasta los malos a países remotos como Uzbekistán y China”, anotó Barraza.

Y añadió que: “Estamos jugando con lo que queda en el tarro”.

Cada tanto una sorpresa asalta a los grandes de Sudamérica: un desconocido Unión Española de Chile casi le arrebata el título al poderoso Independiente en 1975, por poner un ejemplo.

Este año la sorpresa ha llegado en el nombre de tres equipos protagonistas, pero que nunca en la historia de sus clubes habían alcanzado la fase de semifinales de la Copa: Nacional de Paraguay, Bolívar de Bolivia y Defensor Sporting de Uruguay.

El caso del Bolívar es especial: en los últimos 12 años ningún equipo boliviano había logrado superar la fase de grupos y “La academia”-como se le conoce en Bolivia- dirigido por el español Xabier Azkargorta hizo historia al eliminar al León de México en los octavos de final y al Lanús argentino en cuartos.

“Otro caso llamativo es el de Nacional de Paraguay. Es un equipo realmente muy pequeño, pero que ha jugado muy bien durante todo el torneo y que tiene una ilusión muy grande de quedarse con el título”, señaló Barraza.

Desde la versión de 1991, en la que se impuso el chileno Colo Colo, no se presentaba una semifinal sin un equipo brasileño, teniendo en cuenta además de que las últimas 20 Copa Libertadores disputadas, nueve trofeos han ido a parar a la tierra de la samba.

Los seis representantes de este año: Paranaense, Cruzeiro, Atlético Mineiro, Flamengo, Botafogo y Gremio hacen parte de un torneo que ha invertido importantes sumas de dinero en la contratación de jugadores importantes.

“El presidente del Bolívar dijo que el presupuesto del equipo para un año es US$ 1.680.000. Eso es lo que gana un solo jugador en Brasil. Hay una enorme diferencia de presupuestos”, explicó Barraza.

Además, para Barraza, la debacle de la selección en la semifinal del Mundial frente a Alemania también es un reflejo de lo que pasa en el fútbol local.

“Hay mucha confusión de cómo se debe jugar. No es algo reciente, hace mucho que Brasil dejó de jugar de esa forma que lo hizo célebre. Pero van a regresar”, explicó.

Cuando el año pasado fue anunciada la elección del arzobispo de Buenos Aires y declarado hincha de San Lorenzo de Almagro, Jorge Bergoglio, como nuevo Papa de la Iglesia católica, comenzaron a surgir una serie de chistes sobre la filiación futbolística del sumo pontífice.

“San Lorenzo tiene más papas que copas”, se burlaban.

Lo cierto es que en los 54 años de la Libertadores, los “Cuervos” como se les conoce en Argentina, nunca han alcanzado una final.

Sin embargo, un año después de la elección de Francisco, parece tener una de las oportunidades más claras para quedarse con el trofeo que más anhela. Y dio un paso fundamental en su victoria 5-0 de local frente a Bolívar en el partido de ida de la semifinal.

“Hay mucho anhelo en el equipo, mucha ilusión por quedarse con la Libertadores. Pero no va a ser tan sencillo, al frente habrá dos buenos equipos que podrían arruinar la fiesta”, explicó Barraza.

Por lo pronto San Lorenzo y Nacional de Paraguay dieron los primeros golpes en los partidos de ida. Falta ver qué equipo se queda con el icónico trofeo de plata el próximo 13 de agosto.