Editorial: Hay que reducir contaminantes

Emisión de gases, el desafío es tener un acuerdo para disminuir el efecto invernadero

ENGLISH VERSION

La convocatoria de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a una cumbre sobre el cambio climático se resume en las palabras de su secretario general Ban ki-Moon. “La emisión de gases que causan el efecto invernadero alcanzan un nivel record y su impacto en el cambio climático ya es diseminado, costoso y tiene consecuencias”.

Este es un problema global que desconoce fronteras y exige la colaboración de todos. Por eso hoy se reúnen en la ONU los representantes de 125 naciones con el fin de crear para el 2015 un acuerdo firme que tenga una “fuerza legal” para comprometer a todas las naciones a reducir la emisión de gases contaminantes.

A lo largo del planeta se ha estado sintiendo un cambio en el clima, además de los deshielos en los círculos polares, con serias repercusiones a corto, mediano y largo plazo.

Este problema va mucho más allá del simplismo si hace más calor o frío en determinado momento o si el cambio se debe a transformaciones naturales del planeta, como lo afirman sus detractores. Se sabe a ciencia cierta que la actividad humana tiene un impacto ambiental y que la emisión de dióxido de carbono crea el efecto invernadero que, al no dejar escapar los gases, conduce al incremento de la temperatura.

El desafío es que todas las naciones estén de acuerdo en una estrategia, que hasta ahora no ha podido sortear las diferencia entre países desarrollado y en desarrollo, entre ricos y pobres. Por ejemplo, hay países como China —el mayor emisor de gases del mundo— e India que resienten que las naciones más industrializadas sean las que piden reducir emisiones, impidiendo su crecimiento económico. Ambas naciones mandaron delegaciones de menor jerarquía a la ONU, lo que no es una buena señal.

El sector privado juega también un importante papel en la meta de controlar las emisiones. Se espera que surjan compromisos por parte de multinacionales, como las petroleras para reducir la contaminación. Al igual que hay fondos de inversión que están analizando retirarse del sector carbonífero.

El camino para un acuerdo global no es sencillo, exige reconocer la seriedad del problema y estrategias que reconozcan diferencias, pero que estén orientadas a detener el efecto invernadero. Cuidar el planeta, y su gente, es el gran desafío de esta generación.