Hispano se salva de la pena de muerte tras 9 años en prisión (video)

Manuel Vélez fue sentenciado por un crimen que no cometió
Hispano se salva de la pena de muerte tras 9 años en prisión (video)
Vélez abandonó el miércoles la cárcel de Huntsville.
Foto: Tomada del video / Univision

Austin – Tras nueve años en prisión, cargando a cuestas una condena de muerte, Manuel Vélez saboreó la libertad este miércoles luego de que sus abogados probaron que no cometió el crimen por el que se le acusó.

El hombre (49) fue sentenciado a la pena capital, en 2008, por el asesinato de un bebé, pero fue puesto en libertad ayer en Texas (Estados Unidos).

Las autoridades alegaban que Vélez, de origen mexicano pero nacido en Brownsville, mató al bebé de su pareja, que murió de trauma cerebral. El hispano fue detenido en 2005.

La agencia Efe amplía la historia:

Los exámenes médicos realizados al infante tras su muerte evidenciaron que Vélez no podía ser el responsable de sus lesiones, según explicó Brian Stull, un abogado de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) que asumió su defensa en 2009.

Según esos informes, las lesiones por las que falleció el niño fueron provocadas antes de que Vélez se mudara al domicilio con el bebé y en un periodo de tiempo en el que el condenado estaba trabajando en Tennesse, a unos 1,480 kilómetros de Brownsville.

Los abogados de oficio que se le asignaron en un inicio al acusado no consideraron este detalle clave en el proceso.

La ACLU también sacó a la luz información determinante sobre unas supuestas declaraciones firmadas por Vélez durante su detención y utilizadas durante el juicio en las que el condenado, supuestamente, reconocía haber lesionado al bebé.

Las declaraciones estaban escritas en inglés, mientras que Vélez es prácticamente analfabeto en ese idioma, argumentó su defensa.

Vélez abandonó el miércoles la cárcel de Huntsville, tras una ardua batalla legal en la que sus abogados demostraron que no era el responsable de la muerte, pero en la que se declaró culpable de “lesiones imprudentes” para evitar un nuevo juicio y salir en libertad al haber cumplido condena por ese delito.

La madre del bebé, Acela Moreno, fue detenida también en 2005 y llegó a un acuerdo con el estado de Texas por el que fue condenada a diez años de cárcel al declararse culpable de lesiones y testificar en contra de Vélez.

En 2010, fue deportada a México, su país de origen.