El día que empezó a temblar en el estadio

Hace 25 años, la Serie Mundial se detuvo… y evitó que la tragedia por el terremoto de Loma Prieta fuera mayor

Guía de Regalos

El día que empezó a temblar en el estadio
Foto: Archivo

A las 5:04 pm (hora del Pacífico) del 17 de octubre de 1989, hace exactamente 25 años, más de 60,000 espectadores reunidos en el Candlestick Park de San Francisco fueron testigos de un evento sin precedentes.

El terremoto de Loma Prieta, uno de los más fuertes registrados en la historia del área de la Bahía de San Francisco, con una magnitud de 6.9 en la escala de Richter, causó enorme confusión más que pánico dentro del viejo estadio. No duró más de 15 segundos, pero su recuerdo cobra vida un cuarto de siglo después.

Los Gigantes de San Francisco, campeones de la Liga Nacional, y los Atléticos de Oakland, monarcas de la Americana, se preparaban para el inicio del juego 3 de la famosa Serie Mundial de la Bahía. Pero la Madre Naturaleza tenía otros planes.

La Serie, que entonces ganaba Oakland dos juegos a cero, se vería interrumpida por los siguientes 10 días. Los testimonios de quienes estaban dentro del estadio, es que el ruido producido por el terremoto era como de un jet que sobrevolaba, o como de un tren. Y curiosamente, casi todos los aficionados celebraron el final de la sacudida, tal vez emocionados de que pasado el peligro habría partido.

Para quienes miraban la transmisión por TV, la experiencia fue obviamente confusa. Mientras los comentaristas de la cadena ABC analizaban momentos clave de los primeros dos juegos de la Serie, efectuados del otro lado de la Bahía, en Oakland, hubo un súbito clamor del público y luego la transmisión se perdió al caerse el suministro de energía eléctrica.

Pasaron varios segundos sin que volviera la imagen desde el Candlestick Park, pero sí volvió el audio. Incluso en ese momento, el cronista Al Michaels no denotaba pánico en su voz. Abajo, los peloteros buscaban a sus familiares en las tribunas. Muchos de ellos bajaron al terreno, alguno que otro en lágrimas, pero el caos realmente nunca se hizo presente de acuerdo a las imágenes y relatos.

“Primero que nada es bueno estar aquí después de haber pasado por un terremoto de ese tamaño y magnitud”, dijo recientemente Al Michael al recordar el episodio. “Sucedió y luego lo que tú tienes que hacer cuando estás al aire es mantener la compostura, estar calmado y luego tratar de explicar qué va a suceder.

“Fue un evento de una vez en la vida, espero… Pero no es un buen recuerdo, hubo demasiado daño y gente que perdió la vida”, agregó Michaels.

Afuera del estadio, secciones de dos freeways tuvieron colapsos, uno de ellos, en Oakland, de terribles consecuencias, con 42 muertes de las 63 que de manera oficial dejó el terremoto.

Pero a la luz de los hechos, la ocurrencia de una Serie Mundial entre los equipos vecinos de la Bahía ayudó a que las pérdidas humanas fueran mucho menores que en circunstancias normales.

Gracias a la programación del partido en un horario vespertino, adecuado para una audiencia nacional, mucha gente se había ido temprano de sus trabajos o se había quedado hasta más tarde para reunirse con amigos a mirar el juego. Los freeways no estaban tan llenos ese martes como en un día habitual.

La Serie Mundial se reanudó el 27 de octubre. Los Atléticos ganaron ese día y el siguiente para ganar el campeonato.