Embarazo: no olvides tu cita prenatal

Acudir con el médico para verificar tu estado de salud, el de tu pareja y el de tu futuro bebé puede ahorrarles problemas futuros

Guía de Regalos

Embarazo: no olvides tu cita prenatal
No olvides hacer todas las preguntas que le inquietan.
Foto: Shutterstock

La llegada de un nuevo ser al mundo requiere de mucha planificación, a fin de lograr que su arribo se dé en las mejores condiciones tanto físicas, emocionales, laborales y económicas. Sin duda, uno de los puntos más sobresalientes se refiere al estado de salud de la madre, incluso desde el momento en que decide convertirse en madre.

Hoy en día existe una serie de medidas que permiten acondicionar tu estado físico, verificar tanto tu salud como la de tu pareja antes de concebir a tu bebé, lo cual permite prever cualquier alteración que pueda complicar el embarazo.

El doctor Carlos Torres, especialista en ginecología, explica que la importancia de la consulta prenatal radica en que “la salud de la mujer afecta a la salud del feto en desarrollo, por eso es necesario que ella goce de una buena nutrición, realice ejercicio de acuerdo a su edad y condición física. Debe tener también el descanso suficiente, ya que el embarazo es un periodo de mucho desgaste debido a que el bebé se nutre y desarrolla a través de su madre. Todos estos cuidados, aunque están relacionados con el bienestar del futuro bebé, determinan también la forma en que la madre tolerará el embarazo”.

Esta asistencia especial está destinada también a identificar cualquier problema o enfermedad que surja durante el periodo de gestación. Tu participación en el cuidado de la salud es muy importante, ya que a pesar de que es una nueva experiencia, nadie mejor que tú para conocer las reacciones de tu organismo y para detectar cualquier cosa que no te parezca normal.

No sólo es preciso, también indispensable que en cada visita le plantees al médico cualquier duda que tengas y que le des a conocer todos los cambios que registres a nivel físico e incluso emocional, porque el proceso de dar vida a otro ser implica también significativos cambios hormonales que pueden alterar tu estado de ánimo.

“La primera cita implica una serie de preguntas sobre la salud de los padres, antecedentes familiares para formar una historia clínica. Hará una exploración o examen físico y solicitará algunos estudios de laboratorio. También llevará a cabo un examen pélvico que servirá para determinar si el útero tiene el tamaño adecuado de acuerdo al tiempo de embarazo. Es posible que también realice la prueba del Papanicolau, en caso de que la mujer no se haya sometido a alguno durante el año anterior a su embarazo”, explica el especialista.

A este encuentro debes llegar con mucha calma y paciencia, asegúrate de cancelar cualquier cita o compromiso de cualquier tipo, requerirás de mucho tiempo para esta revisión en especial. Es recomendable que te prepares emocionalmente para esta cita, sobre todo si has tenido embarazos previos que han desencadenado en abortos; es importante que pongas al tanto al médico de esta historia, ya que al conocer el origen del problema puede tomar ciertas medidas médicas para evitar dentro de lo posible, que se vuelva a repetir.

Toma en cuenta que será una cita en la que surgirá mucha información que tal vez tú, por tu nerviosismo, no puedas asimilar correctamente. Acompañarte con alguien permitirá que dos personas estén en la misma sintonía y que uno capte lo que no le fue posible al otro. Después de la primera visita, deberás acudir mensualmente hasta el séptimo mes, cuando serán más frecuentes las visitas.

Las pruebas de laboratorio son también importantes: “A través del ultrasonido y otros exámenes se puede verificar el desarrollo del bebé y detectar si existe alguna malformación, la presencia de algún síndrome, como es el caso del Síndrome de Down o problemas del tubo neural que es una de las principales causas de discapacidad en niños. Una vez que se detecta se convoca a los padres a una cita con el especialista, quien se hará cargo de informarles en qué radica el problema, cuáles serán las consecuencias, así como los posibles tratamientos u opciones”, advierte el doctor Carlos Torres.

La cita prenatal es imprescindible, no es ninguna exageración ni un gasto innecesario: es la inversión para tu salud y la de tu bebé. Además también garantizas la tranquilidad de tu pareja y de las personas que los rodean. Recuerda que pensar en el bienestar de tu hijo, desde antes de nacer, es la mayor prueba de amor que le puedas dar.

Colaboración de Fundación Teletón México

“Los sueños se cristalizan con esfuerzo”

Bojorge@teleton.org.mx