La fuerza del voto latino

La fuerza del voto latino

Se ha hablado mucho en este ciclo electoral intermedio de que los votantes latinos no tendrán un impacto o al menos un efecto determinante. Los hispanos no serán tan relevantes en el panorama nacional como en el 2014, pero su influencia no podrá ser ignorada.

En realidad, los votantes latinos tienen en sus manos el destino de numerosos candidatos y propuestas electorales a lo largo de la nación.

La percepción de una supuesta irrelevancia del votante latino en este ciclo surge del hecho que los Republicanos tienen asegurado el control de la Cámara de Representantes, y el que la mayoría de los escaños en juego en el Senado sean en Estados con una reducida proporción de hispanos. El resultado ha sido una campaña Republicana que ha ignorado al votante latino y su agenda, para atender casi exclusivamente al voto blanco masculino.

Los latinos debido a la geografía, ya sea una redistribución de distritos perjudicial o por no haber muchos hispanos en un Estado determinado, no cambiarán el destino del Congreso. Pero ellos son claves para definir, por ejemplo, la elección de senador federal en Colorado y, según el cálculo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), el Caucus Latino de la Cámara Baja se elevará de 28 a 34 integrantes.

El poder del voto latino en general se basa ser una cantidad significativa de electores en competencia cerradas, que vuelcan la balanza, como es el caso en la elección de gobernador en Florida. Allí serán los cubanos, los puertorriqueños y los dominicanos, entre otros, los que decidirán el ganador.

Hay una expectativa también de NALEO que se elegirán 13 latinos más para integrar una creciente legión de legisladores estatales que reflejan el lenta, pero implacable cambio demográfico en distritos a lo largo del país.

Que no queden dudas, el votante latino sigue siendo protagonista en esta elección.

En California serán los latinos los que decidirán el próximo Superintendente de Educación, entre una lista de cargos. Además sobre cambios en el presupuesto y en el código penal, temas entre otros que afectan a todos.

El poder del voto latino empieza por uno mismo, por la voluntad de ir a las urnas y hacerse escuchar para que otros no decidan por usted