Christina Galvez: Cambió la Fuerza Área por una lucha diferente

Christina Galvez: Cambió la Fuerza Área por una lucha diferente

Christina Galvez siempre supo su objetivo en la vida. “Me acuerdo claramente cuando nos preguntaron nuestro plan de vida en el pre-escolar. Mi respuesta fue ser una doctora que sana sin tener que cortar piel”.

Después de graduarse de la preparatoria, Galvez, 37, siguió un camino muy distinto a lo que imaginaba a los 4 años. Ingresó en la Fuerza Aérea. Con padres muy tradicionales y estrictos que exigían que no se fuera de la casa sin estar casada, la única salida aceptable que tuvo Galvez fue enrolarse en el ejército.

“Fue una experiencia increíble porque nunca sabes los límites de tu cuerpo hasta que le exiges lo máximo”, asegura Galvez, quien viajó por todo Estados Unidos durante esta experiencia.

Después de cuatro años en la Fuerza Aérea, Galvez tomó diferentes caminos, con éxito. Trabajó en una compañía que fabrica material de golf y llegó a ser ejecutiva de mercadotecnia y ventas. Después comenzó a trabajar en bienes raíces y logró vender y comprar gran cantidad de casas.

“Después de seis años en esa industria, me di cuenta que mi objetivo en la vida no era solamente vender casas”, comenta Galvez.

Antes de tomar cualquier tipo de decisión drástica, siempre se toma su tiempo. “Es algo que siempre he hecho. Lo medito hasta que tenga una respuesta clara”, afirma.

Galvez vio muy claro el siguiente paso. Decidió guiar y ayudar a las comunidad de otra manera. Se apuntó a cursos de “life coaching” y después estudió teorías de sanación más espirituales. Llegó a ser maestra de Reiki y Shaman.

Hoy en día su trabajo consiste en sanar con métodos energéticos como el Reiki, del que también es profesora. Galvez trabaja a menudo con la comunidad latina. Como su meta principal es ayudar a la gente, muchas veces trabaja gratuitamente con comunidades o individuales de bajos recursos.

“Sin las experiencias profesionales que me dio la vida, si no hubiese trabajado en bienes raíces, nunca hubiera encontrado mi camino”, reflexiona la curandera. “Pude llegar a realizar y clarificar mi objetivo en la vida por la experiencia y el éxito que tuve en otras carreras”.

En su tiempo libre, a Galvez le encanta cocinar. “El secreto de mi comida deliciosa es muy sencilla: le agrego leche a todo”, explica Galvez, con una cara muy seria. “Si la receta requiere agua, la sustituyo por leche. No puedo comer huevos en la mañana sin mezclarlos con leche”, comparte Galvez de su receta preferida que adoptó de su madre. Toma Leche