Triste historia de violar derechos humanos

En este caso el espíritu de esa protección se ve alterado por el crimen organizado y los poderosos
Sigue a La Opinión en Facebook
Triste historia de violar derechos humanos
En el caso de México en la actualidad, el espíritu de esa protección se ve alterado cuando el crimen organizado abusa de la población civil.
Foto: Archivo / EFE

¡Derechos humanos! Una bellísima idea distorsionada en la práctica.

En mi larguísima vida he visto crecer esta idea que nació como reacción a los abusos de los poderosos y que desde hace más de 200 años la constitución de EE.UU. y la francesa ya le daban importancia al individuo por encima de emperadores y jerarcas políticos.

Cuando en 1928 llegué a Alemania, me llamó mucho la atención que había dos grupos que usaban distintas banderas y distintos nombres para representar al país. Uno de ellos eran los de derecha que se llamaban “stalhelm” (cascos de acero) formado por soldados que se sentían traicionados por la rendición alemana en la Primera Guerra Mundial y portaban la antigua bandera imperial negra, blanca y roja. El otro era social demócrata, de una Alemania gobernada desde Weimar y que utilizaban la bandera negra, rojo y oro.

Ambos grupos eran enemigos feroces y se enfrentaron por varios años en luchas callejeras en tanto se comenzaba a hablar de la necesidad de respetar humanamente a quienes no pertenecieran a ninguno de los dos grupos.

Seria mentira decir que yo entendía lo que estaba pasando pero me parecía muy correcto que en el pleito entre dos no le pegaran a un tercero.

Nos brincamos unos años y nos encontramos con que Hitler y sus Nazis llegaron al gobierno en Alemania desapareciendo de la escena política toda oposición y sin que hubiera derechos humanos de ningún género.

Más o menos al mismo tiempo, se levantó Francisco Franco en armas a luchar en contra de la República, y durante su dictadura muchísimos españoles tuvieron que huir, y muchos niños fueron enviados a México, ya que Franco tampoco respetó los derechos humanos.

En la misma época llegó Stalin al gobierno entonces de la Unión Sovietica y es sabido que hizo muchas matanzas, y por supuesto sin respetar los derechos humanos.

Hay muchos más ejemplos de dictadores y violadores de los derechos humanos pero afortunadamente a mediados del siglo 20 fue creciendo la idea de que oficialmente había que proteger a los débiles y se cristaliza el concepto en la ONU con el compromiso de los países miembros de evitar los abusos de los poderosos.

En el caso de México en la actualidad, el espíritu de esa protección se ve alterado cuando el crimen organizado abusa de la población civil pero al ser alguien detenido por las autoridades hay quienes defienden el derecho de esa persona, aunque ese criminal es ahora el poderoso que abusa. Pienso que los criminales no pueden ampararse bajo el concepto de sus derechos humanos cuando ellos en sus actos los violaron en perjuicio de muchos.