Kevin Hart: “Antes que nada soy cómico de stand-up”

El actor se encuentra en la cima de su carrera y vuelve a los cines con The Wedding Ringer
Kevin Hart: “Antes que nada soy cómico de stand-up”
Josh Gad (izq.) y Kevin Hart en una escena de The Wedding Ringer.
Foto: Sony Pictures

Kevin Hart está imparable. El éxito de este pequeño actor no hace más que crecer. Llena teatros con sus actuaciones por todo el país y hasta en Londres, protagoniza películas con Will Ferrell y Ice Cube, y hasta Chris Rock le llama para hacer un cameo en las suyas, produce shows de televisión… ni siquiera la aparición de su nombre en correos electrónicos hackeados -en los que un directivo de Sony le llamaba “puta” por querer cobrar extra por promover sus películas en sus redes sociales personales- parece afectarle. Su “marca”, como él mismo dice, llega a más gente y genera más dinero que nunca, pero tiene claro de dónde viene.

“Yo antes que nada soy un cómico de stand up (monólogos)”, explica Hart por teléfono camino del aeropuerto de Miami. “La parte de las películas está creciendo, y eso es una bendición, pero tengo que ser fiel a lo que me colocó donde estoy hoy. Y eso es la comedia stand up”.

Hart estrena The Wedding Ringer el 16 de enero, comedia en la que interpreta a un padrino de bodas de alquiler al servicio de cualquier novio que no tenga ni un amigo a quien pedir ese honor. El novio más difícil de ayudar es Josh Gad, con quien Hart forma una impredecible pareja.

“Nos conocimos un mes antes de empezar a filmar”, comenta Hart. “Y le dije al estudio ‘Me encanta este tío’. Un gran tipo, con personalidad… es bueno y puede aportar mucho al personaje. Quiero trabajar con él”.

La química entre ambos es la esencia de la película, lo que se plasmó en escenas memorables. En una de ellas Hart y Gad forman una pareja de baile que se roba la fiesta en una boda a la que acuden a ensayar.

“Nos tomó tres días ensayar y rodar esa escena. Fue intensa. Bailamos de todo, hasta salsa. Al final era demasiado, tuvimos que cortar y algunos bailes se quedaron fuera”, explica Hart que, presionado por elegir su escena favorita del film –“esa pregunta es muy injusta”-, se decanta por el partido de fútbol americano en el barro entre el equipo del novio y sus falsos testigos de boda contra el padre de la novia y sus amigos. Para este segundo equipo contaron con jugadores retirados de la NFL –tres de ellos en el Salón de la Fama-.

“Esos tipos son cool as hell”, asegura Hart. “Empezamos la escena y realmente querían jugar. Hicieron mucho más de lo que esperábamos”.

Preguntado por si el e-mail del ejecutivo de Sony ha cambiado su percepción del negocio, Hart le quita importancia al asunto.

“Es lo mismo que antes. Nada de lo que pasó me sorprendió. No le di importancia al e-mail. Si al final del día alguien tiene algo personal que discutir, que me llame y me lo diga”, dice.

“Mi compañía hace negocios de la misma manera que antes”, asegura el actor-productor-comediante.