Extienden 5 años más la espera en corte para miles de inmigrantes

Tendrán que esperar hasta 2019 para su audiencia tras la crisis en la frontera sur por niños y familias centroamericanas

No se ha precisado el número de casos afectados.
No se ha precisado el número de casos afectados.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Washington, D.C. ― Cerca de 430,000 casos languidecen en los tribunales de inmigración y miles de éstos continuarán afrontando extensas demoras, tras la decisión del Departamento de Justicia de postergar los casos “no prioritarios” hasta noviembre de 2019.

En una clara señal de que persistirán las demoras, el Departamento de Justicia (USDOJ) empezó a notificar a miles de inmigrantes indocumentados de que sus casos tendrán que esperar hasta el 29 de noviembre de 2019 para una audiencia ante un juez.

El año pasado, USDOJ decidió dar prioridad a los casos de niños indocumentados no acompañados provenientes de Centroamérica, en unos momentos en que la crisis humanitaria en la frontera sur puso los reflectores sobre el atribulado sistema de Inmigración.

La decisión, según observadores, prácticamente ha convertido a los tribunales en guarderías, debido al alto número de niños citados a las audiencias.

La Oficina Ejecutiva para la Revisión Migratoria (EOIR), encargada de adjudicar los casos en los tribunales de Inmigración, no ha precisado el número de casos afectados ―aunque se prevé que rondan los “miles”― pero explicó hoy que la decisión no afectará en absoluto los de personas bajo custodia federal.

“Los casos de los detenidos siempre han sido y serán prioridad para esta agencia. La decisión sólo afecta los casos no prioritarios, es decir, aquellos de personas que no estén detenidas”, dijo a este diario Lauren Alder Reid, una abogada y portavoz de la EOIR.

Por lo general, los casos “no prioritarios” incluyen aquellos que involucran a adultos sin antecedentes penales, que no tienen hijos menores, no están detenidos y no han cruzado de forma ilegal la frontera recientemente.

Pero la decisión agravará la carga de los jueces de Inmigración, aquejados de pocos recursos, según la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración (NAIJ).

“Hemos dicho desde el verano pasado que no tiene sentido cambiar las prioridades en la lista de casos de la forma en que nos lo han pedido… los casos de los niños no acompañados llevan más tiempo de preparación y probablemente no estén listos aun si postergamos otros casos”, explicó a este diario la jueza Dana Leigh Marks, presidenta de NAIJ.

En el caso de un adulto con un hijo menor que haya solicitado la cancelación de su deportación, una demora podría complicar su caso si, durante esa espera, el hijo cumple 21 años, señaló Marks.

Las demoras pueden conllevar otras trabas para los inmigrantes, tales como la pérdida de contacto con testigos clave, o el no poder resolver sus casos ante un tribunal por atender alguna crisis familiar en sus países de origen.

NAIJ propone que el gobierno contrate más jueces de inmigración para que todos los casos tengan un cronograma de audiencias razonable y “la gente no sufra largas esperas”, dijo Marks.

Tras la llegada de más de 60,000 niños centroamericanos no acompañados desde 2013, el Departamento de Justicia estableció en julio de 2014 las cuatro categorías que regirán el proceso de asignación de casos, dando máxima prioridad los casos de niños no acompañados, a las familias que han cruzado recientemente la frontera y están en centros de detención, a las familias alojadas en centros de detención “alternativos” y otros casos de detenidos.

En la actualidad, solo hay unos 230 jueces de inmigración en todo EEUU, para una carga de cerca de 430,000 casos.

Según grupos pro-inmigrantes, como la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (AILA), el tiempo promedio para resolver un caso es de casi dos años .

Según el proyecto “TRAC” de la Universidad Syracuse, que analiza la gestión del gobierno federal, para diciembre de 2014, hubo 429,878 casos pendientes en los tribunales de inmigración.

Entre los estados con mayor volumen de casos por infracciones migratorias figuran California, con 78,564; Texas, con 70, 099; Nueva York, con 58,818; Florida, con 21,862, y Nueva Jersey, con 19,828, en ese orden.

Debido al cambio de prioridades, los mexicanos, que conforman la mayor parte de los casos en los tribunales, ahora aguardan un promedio de 533 días para la resolución de sus casos, en comparación con el promedio de 473 días en el año fiscal 2014, o un incremento del 13%, según “TRAC”.