La heroína mexicana invade EEUU

Pero no peligran los fondos de la Iniciativa Mérida
La heroína mexicana invade EEUU
Soldados acarrean drogas para incinerarlas en una base militar en Nuevo León.
Foto: Getty Images

Aunque el consumo de heroína proveniente de México ha aumentado un 65% en EEUU en los últimos años, el gobierno mexicano mantendrá la certificación por su lucha antidrogas, indicó William Brownfield, subsecretario de Estado adjunto para asuntos antinarcóticos.

Esta “crisis” contrasta con la reducción en aproximadamente un 50% del consumo de cocaína y metanfetaminas en EEUU, que conformaban la mayoría del producto ilícito traficado en México y Centroamérica, indicó Brownfield.

En su plan presupuestario para el año fiscal 2016, el presidente Barack Obama incluye unos $80 millones para la Iniciativa Mérida en México, que se destinarán ahora principalmente al fortalecimiento de ministerios públicos, instituciones de justicia y de rehabilitación de criminales.

La Iniciativa Mérida, promulgada en 2008 y dotada con poco más de $1,400 millones para el envío de equipos militares y capacitación, se apoya en cuatro pilares relacionados con la seguridad: el combate al narcotráfico y el crimen organizado; desarrollo de infraestructuras y el fortalecimiento de las instituciones y las comunidades.

En los últimos tres años el enfoque de la Iniciativa Mérida ha sido la colaboración con los gobiernos municipales y estatales, tomando en cuenta que el 90% del combate a la criminalidad se hace en esos niveles, explicó Brownfield.

LEE ADEMÁS:

La heroína mexicana invade EEUU

Sobredosis letal: Heroína impacta a latinos en Nueva York

Red mexicana de producción de metanfetaminas alcanza NY Y NJ

Capos mexicanos de la coca acechan calles de Nueva York

Brownfield sugirió que, en el informe que entregará al Congreso en septiembre próximo, el Departamento de Estado mantendrá la certificación de la lucha antidrogas en México, aunque no dio más detalles.

El impacto de la heroína se ha sentido en particular en secundarias, en zonas rurales y en comunidades de EEUU donde antes esa droga no tenía penetración.

Brownfield insistió en que la cooperación regional dentro de la Iniciativa Mérida ha rendido frutos evidentes en la reducción de la tasa de homicidios; menos delincuencia en las comunidades; más colaboración, e instituciones y policías “más profesionales, más capaces, más transparentes”.

La lucha contra los carteles, que operan como multinacionales y con millonarios fondos, requiere una respuesta internacional y “no es un proceso de 24 horas, de una semana, un mes, un año, ni siquiera de una década”, advirtió.

Además, dijo Brownfield, el gobierno del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, está tomando medidas “casi heroicas” para tratar de resolver el caso de la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, el que calificó como “uno de los crímenes más repugnantes y repulsivos en la historia de la raza humana”.

“Sin duda alguna merece el repudio de toda la raza humana civilizada en este planeta, pero creo que eso no quiere decir que no hemos realizado bastante en nuestra colaboración en los últimos siete años”, agregó Brownfield .

Una ley federal permite que EEUU retenga el 15% de los fondos de la Iniciativa Mérida si no hay suficientes avances en el área de derechos humanos en los países afectados.

También contempla $1,000 millones para Centroamérica, principalmente para Guatemala, El Salvador y Honduras, donde la violencia vinculada con las pandillas, los “narcos” y la delincuencia común “sigue figurando entre los niveles más altos del mundo” y se requieren más recursos, según advirtió este martes, Vincent Stewart, director de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) durante una audiencia ante un comité de la Cámara de Representantes.

Stewart se quejó de que, a su juicio, no se dedican “demasiados recursos” al combate a la drogas.