Son ‘Cool’, pero peligrosos

Estudio confirma de nuevo la presencia de sustancias cancerígenas en cigarrillos electrónicos
Son ‘Cool’, pero peligrosos
Foto: Shutterstock

Tras varios estudios científicos y después de que se dispararan las intoxicaciones por todo el país, las autoridades de salud pública dieron la voz de alarma sobre los cigarrillos electrónicos o e-cigarrillos, como se conocen.

“Los e-cigarrillos no emiten vapor de agua, sino una mezcla de químicos en forma de aerosol que son tóxicos para las células humanas”, advierte un estudio realizado recientemente por el Departamento de Salud Pública de California.

Los cigarrillos electrónicos irrumpieron en el mercado hace más de una década como una alternativa más saludable a los cigarros tradicionales.

En el año 2009, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) alertaba del cóctel de sustancias cancerígenas presentes en este producto.

Ahora, los resultados del nuevo estudio del Departamento de Salud Pública de California vuelven a confirmarlo: los e-cigarrillos suponen una amenaza para la salud de niños y adultos por contener al menos diez sustancias asociadas con el cáncer, que causan defectos de nacimiento y daños al sistema reproductor.

Nicotina

Entre éstas se encuentra la nicotina, una sustancia altamente adictiva y cuyo consumo prolongado genera problemas en el desarrollo cerebral del adolescente.

“A nivel nacional, el uso de e-cigarrillos entre estudiantes de preparatoria se triplicó en solo dos años, y ahora el uso de e-cigarrillos entre adolescentes supera el del cigarro tradicional”, aseguró el doctor Ron Champan, director del Departamento de Salud Pública de California.

El informe, dado a conocer hace pocos días, explica que fueron las campañas de mercadeo las que han contribuido a propagar la falsa idea de que estos productos son inofensivos, e incluso se han popularizado entre los niños gracias a su disponibilidad en sabores como el caramelo, las frutas o las nubes de algodón.

No obstante, incluso una pequeña fracción del e-líquido “puede ser letal” para los más pequeños, asegura el informe.

“Entre niños con edades de 0 a 5 años, las intoxicaciones por e-cigarrillos aumentaron abruptamente de 7 en 2012, a 154 en 2014”, detalló Chapman, quien agregó que “a finales de 2014, las intoxicaciones en niños se triplicaron en un año, constituyendo el 60 % de todas las intoxicaciones”