EEUU desea abrir “cuanto antes” embajada en La Habana

Preparan la siguiente ronda de negociaciones en Washington
EEUU desea abrir “cuanto antes” embajada en La Habana
Las relaciones diplomáticas están interrumpidas desde 1961.
Foto: Getty Images

Washington – El gobierno de EEUU desea abrir “cuanto antes” su embajada en La Habana, y será uno de los puntos en la siguiente ronda de negociaciones bilaterales en Washington en las próximas semanas.

“Una embajada en La Habana le dará a Estados Unidos un mejor acceso al gobierno cubano para avanzar nuestros intereses y valores, y un mayor acercamiento con el pueblo cubano”, explicó hoy viernes a este diario una fuente del Departamento de Estado, que pidió el anonimato.

“Obviamente nos gustaría tener una embajada en operaciones en Cuba en cuanto sea posible por las razones mencionadas, y también para permitir que nuestros diplomáticos en La Habana operen como lo hacen alrededor del mundo”, agregó.

Este asunto formará parte de la agenda de la próxima ronda de pláticas sobre la normalización de las relaciones bilaterales, que se llevarán a cabo en Washington proximamente, aunque no hay fecha establecida.

Esta siguiente ronda fue acordada por las partes el mes pasado en La Habana.

La fuente se negó a precisar si, como informan medios locales, la meta es abrir la embajada para el mes de abril, cuando se lleve a cabo la Cumbre de las Américas en Panamá.


Lee también:

5 Claves para entender audiencias sobre cambio de política hacia Cuba

EEUU: Guantánamo “no está en la mesa” de negociación con Cuba

NYC tendrá vuelos directos a Cuba a partir de marzo


Se prevé la participación tanto del presidente Barack Obama como del presidente cubano, Raúl Castro, en lo que sería la primera inclusión de Cuba en este encuentro regional.

El reestablecimiento de las relaciones diplomáticas –interrumpidas desde 1961– es un tortuoso proceso que requiere el consentimiento de ambos gobiernos.

Esta semana la Administración Obama fue fuertemente atacada por su nueva política hacia Cuba por la mayoría de los republicanos y algunos demócratas en sendas audiencias en el Congreso.

Los detractores de la política exigieron garantías de que EEUU no hará concesiones en las demandas de Cuba, que pide como condición para normalizar las relaciones su salida de la lista de Estados que, según Washington, patrocinan el terrorismo.

Cuba permanece en esa lista desde 1982.

La secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson, aseguró que las autoridades están revisando la inclusión actual de Cuba en esa “lista negra”, sin precisar cuándo se podría completar ese proceso.

La nueva política hacia Cuba ha abierto una zanja entre el presidente Barack Obama y el senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, un firme aliado de la Casa Blanca en su agenda doméstica.

Menéndez, de origen cubano, figura entre un reducido grupo de legisladores demócratas opuestos a la apertura de EEUU hacia Cuba o al levantamiento del embargo, al igual que la mayoría de republicanos.

El demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado también ha chocado con Obama en torno a nuevas sanciones contra Rusia por su intervención en Ucrania, o contra Irán para evitar que adquiera armas nucleares.

Su oficina asegura que Menéndez mantiene una estrecha relación con la Casa Blanca pero la nueva política hacia Cuba ha abierto una zanja desde el anuncio del pasado 17 de diciembre.

Adam Sharon, director de comunicaciones de Menéndez, dijo al diario The New York Times que el senador es capaz de servir de “puente” entre conservadores y progresistas y que en ningún caso trata de ser un “adversario” del presidente.