Niños le dicen a Obama: ‘Gracias, estamos en la lucha’

Unos recién hablan, otros ya se expresan como adultos, pero todos estos niños angelinos, hijos de indocumentados que se beneficiarán del alivio migratorio
Niños le dicen a Obama: ‘Gracias, estamos en la lucha’
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Unos recién hablan, otros ya se expresan como adultos, pero todos estos niños angelinos, hijos de indocumentados que se beneficiarán del alivio migratorio, han unido sus voces para enviar este mensaje hoy que se conmemora el Día de los Presidentes: “¡Gracias, Obama! ¡Estamos en la lucha!”.

Estos pequeños se congregaron esta mañana en las oficinas de Hermandad Mexicana Transnacional, en Panorama City, para reiterarle al presidente Barack Obama que sus acciones ejecutivas los protegen a ellos y a sus padres, pero también para indicarle que las defenderán de quienes pretenden revocarlas.

“Quiero decirle ‘muchas gracias al Presidente’ porque nos ayudó a proteger a nuestros padres”, señaló Jersey Vargas, la niña de once años que el año pasado viajó al Vaticano para pedirle al Papa Francisco su intercesión en el debate migratorio.

Su madre, Lola Vargas, es uno de los cinco millones de indocumentados que se beneficiarán de la Acción Ejecutiva para Padres (DAPA), pero la pequeña piensa también en los seis millones que quedaron fuera por no tener hijos ciudadanos o residentes legales, ni una estancia de más de cinco años en este país.

“Me preocupa los que no han tenido el mismo derecho”, continuó Jersey, quien habla con la propiedad de un adulto y con frases bien articuladas. Su mano derecha sostiene una bandera.

Su hermano, Zeya, de apenas dos años, también se dirige al presidente: “Gacha, Obama”, dice.

Jersey, Zeya y otros niños -que portaban carteles donde se leía “No me quiten mis padres” y “Reforma Migratoria ahora”- cerraron con este lema: “¡Obama, escucha, estamos en la lucha!”.

Al fondo del salón está María Rodríguez, hija de una mujer que a mediados de la década de 1990 se estancó por un falso trámite que trataba de regularizar su situación migratoria. Nacida en Jalisco, ella juramentó como ciudadana hace siete años y ahora podrá legalizar a su madre, Teresa Garnica.

“Es algo que ella necesita, porque se la pasaba con miedo, no quería ni salir”, dice.

Garnica, la madre, recuerda el fraude que la dejó en el limbo tantos años y ve hacia el futuro. “[El alivio migratorio] me hace sentir un poco más tranquila, porque uno va a salir de las sombras”, expresó.

Activistas están organizando una marcha para el próximo 28 de marzo con el fin de respaldar la acción ejecutiva de Obama. La caminata partirá al mediodía de la esquina del bulevar Olympic y la calle Broadway, en el centro de Los Ángeles.

Hay mucha gente que quiere quitarla”, dijo Gloria Saucedo, dirigente de Hermandad Mexicana Transnacional. “Es importante que no tengan miedo, que sigamos luchando”, agregó.