Si estás embarazada, cuídate del sarampión

No se recomienda aplicarse la vacuna contra esta enfermedad porque presenta un riesgo para el feto

@PedroFrisneda

Si estás embarazada o sospechas que podría estarlo, y tienes miedo de contagiarse con el sarampión, no te pongas la vacuna, porque en tu caso podría ser peor el remedio que la enfermedad.

Éste es el principal consejo de expertos en el tema, quienes advierten que las vacunas que contienen bacterias vivas o atenuadas (debilitadas), como la de la sarampión, presentan un riesgo para el feto. Por esta razón, están contraindicadas durante el embarazo.

“No se recomienda la vacuna durante el embarazo porque está compuesta de el virus vivo, que puede cruzar la placenta y llegar al bebé. Las únicas vacunas que se pueden poner durante el embarazo son aquellas que son hechas con virus muertos”, explica el doctor Daniel Roshan, director de la División de Medicina Materno-Fetal del Departamento Obstetricia y Ginecologia del Centro Médico NYU Langone.

El obstetra explica que si la mujer se enferma con el virus durante el embarazo, por lo general el bebé no se ve afectado y no desarrollará problemas congénitos. Sin embargo, sí existe un gran riesgo de infección durante el parto y de complicaciones como neumonía en el niño recién nacido.

“Aunque la mayoría de la gente está inmunizada, muchas veces esa inmunidad desaparece, y la mujer embarazada puede contraer el virus”, indica el doctor Roshan, quien sugiere a toda mujer que esté planeando quedar embarazada, que se haga una prueba de sangre para saber si está inmune. Si no posee la inmunidad, el doctor Rosha sugiere colocarse la vacuna antes de que salga embarazada.

“A veces el embarazo hace decaer el sistema inmunológico y el virus puede afectar a la mujer de forma más fuerte que a la gente en general. Pueden desarrollar neumonía, lo que aumenta los riesgos de mortalidad para ella o pueden presentar un embarazo muy complicado”, añade el médico.

“También pueden presentar una infección en el oído, llamada otitis media, y una entre mil puede desarrollar una infección en el cerebro que se llama encefalitis, que puede ser mortal”, agrega el especialista.

Otras complicaciones de la sarampión en las mujeres embarazadas, según Rosha, son deshidratación y fiebre alta.

Las embarazadas deben tener mucho cuidado para no infectarse con la sarampión. Deben mantenerse alejadas y evitar contacto directo con personas que tengan fiebre, que tengan erupciones cutáneas o cualquier otra señal de infección. También deben tener precauciones con medidas higiénicas como lavarse las manos frecuentemente”, aconseja Rosha.

Algunos expertos recomiendan que las mujeres eviten quedar embarazadas durante cuatro semanas después de recibir la vacuna contra la sarampión. Aparte de la del sarampión, otras vacunas que las embarazadas deber evitar son la de las paperas y rubéola (MMR).

Por el contrario, las vacunas que contienen virus inactivos (o muertos), como la vacuna de la gripa o influenza (flu), generalmente se consideran seguras durante el embarazo.

A pesar de ello, siempre es recomendable hablar con tu doctor de las ventajas e inconvenientes de las vacunas, especialmente durante el embarazo.