Al plan de ayuda para Centroamérica le surgen nuevos críticos

La AFL-CIO, grupos cívicos y religiosos temen a la corrupción y violación de derechos humanos en la region

Los presidentes del Triángulo Norte de Centroamérica y representantes de EEUU y México se reunieron para definir el primer borrador del denominado plan Alianza para la Prosperidad.
Los presidentes del Triángulo Norte de Centroamérica y representantes de EEUU y México se reunieron para definir el primer borrador del denominado plan Alianza para la Prosperidad.
Foto: EFE

Washington, D.C. – Antes de que el Congreso apruebe un solo centavo para el plan de seguridad para Centroamérica, la federación sindical AFL-CIO y varios grupos cívicos y religiosos quieren que EEUU exija más transparencia en el “Plan de la Alianza para la Prosperidad en el Triángulo del Norte”, debido a problemas de corrupción y derechos humanos en la región.

La coalición envió una carta al vicepresidente Joe Biden durante su visita de dos días a Guatemala esta semana indicandole que consideran urgente que haya más “transparencia en el diseño e implementación” del plan y que los mil millones de dólares que ha solicitado la Administración Obama para Centroamérica, de ser aprobados por el Congreso, se entreguen bajo ciertas condiciones.

Los grupos piden que los fondos no se canalicen a programas económicos que violen los derechos laborales o ambientales, ni a proyectos que violen los derechos de comunidades indígenas o a entidades gubernamentales que violen los derechos humanos.

Por otra parte, el plan debería incluir ―dijeron en la misiva― la participación de grupos de la sociedad civil y responder a problemas como la impunidad, la corrupción pública, la represión política y la falta de trabajo decente.

La carta está firmada por la AFL-CIO, el Instituto para Estudios de Política, El Proyecto de Economía Global, el Grupo de Trabajo para América Latina, la Oficina Maryknoll para Asuntos Globales, y la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas, entre otros grupos.

Durante su visita a Guatemala, Biden recibió el compromiso de los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras de avanzar en la adopción del plan, indicó la Casa Blanca.

Entre la veintena de compromisos que ofrecieron figuran auditorías a fin de este año “para ayudar a combatir la corrupción”; más oportunidades de capacitación y recreación para jóvenes, y medidas para el desarrollo económico.

Este mismo año, Honduras presentará un plan de reforma policial, El Salvador promoverá un plan para criminalizar el contrabando de dinero en efectivo y Guatemala realizará una reforma judicial, entre otras medidas.