Hispana asegura ser víctima de fraude migratorio

La acusada se defiende y dice que la inmigrante quiere arruinar su carrera porque quiere usarla para conseguir una visa por fraude
Hispana asegura ser víctima de fraude migratorio
La abogada Rosa Elena Sahagún defiende a Lindi Braw en su caso de presunto fraude migratorio.
Foto: Suministrada

@aracelimartinez

Lindy Brau estaba tan desesperada por arreglar su estatus migratorio que dice que no la pensó dos veces para ir a ver a una paralegal que le habían recomendado. No imaginaba, dice, que estaba a punto de comenzar a vivir una pesadilla.

“Mi familia había sido robada y atacada en nuestra propia casa.Y alguien me dijo que podíamos calificar para la visa U que se da a quienes han sido víctimas de crimen”, recuerda.

Brau, es una inmigrante mexicana que lleva diez años en el país. Está casada. Ella se dedica a la limpieza de casas y su esposo tiene oficio de mecánico. La pareja tiene cinco hijos, dos de ellos, nacidos en el país.

Así llegó a la oficina de la paralegal Sara Salcido en Cathedral City. “Ella de inmediato me dijo que calificaba para la visa U; y que en seis meses, me la darían”, comenta.

Brau cuenta que Sara Salcido le dijo que le cobraría 15,000 dólares por cuatro visas para ella, y sus tres hijas. “De entrada, para tomar el caso, necesitaba 3,000 dólares, y un abono de 50 dólares cada semana. En seis meses, para cuando llegara la visa, tenía que haberle pagado todo”, expone.

Despues de siete meses, Lindy dice que comenzó a preocuparse. “Sara me decía que batallaba con las firmas del certificado de la policía que necesita para la visa U. Después presionada por mi, me mostró un certificado con la firma”, recuerda.

Pero todo explotó cuando Brau se enteró que su caso se lo habían negado en migración porque el certificado de la policía no llevaba firma.

“Yo la confronté por teléfono, le dije que dejara de engañarme, que me había robado, que quería mi dinero de vuelta, y mis papeles originales. Le reproché que me hubiera expuesto a migración. Me contestó que ella no era racista sino era la fiscalía que no había querido firmar el certificado donde constaba que había sido víctima de un crimen. Le reclamé porque me había mostrado una firma falsificada”, recuerda.

Brau terminó por entablar una demanda contra Salcido en la Corte de Asuntos Menores de Cathedral City para recuperar los 3,800 dólares que le había pagado, que se resolvió a su favor. “Sara tiene todo un patrón para engañar a los inmigrantes que como yo no sabemos inglés, y tenemos empleos en los servicios o el campo. Lo más doloroso es que me ha expuesto a una deportación”, dice.

Recientemente la abogada en inmigración Rosa Elena Sahagún comenzó a ayudar a Brau, sin cobrarle nada a cambio.

“Creo que Sara nunca pensó que Lindy se iba a convertir en un detective, y que aunque sea un dolor de cabeza, ha peleado para recuperar su dinero”, dijo. Agregó que recibieron una propuesta de pago del abogado de Salcido, pero no la aceptaron porque ponía como condición que el asunto no se ventilara en los medios.

Salcido dijo a La Opinión que ella duerme muy tranquila porque ayudó mucho a Brau. “Incluso yo le pagué de mi bolsa a dos abogados para que llevaran el caso”. Señaló que ella siempre ha estado dispuesta a devolver el dinero a Lindy. “Le propuse darle 500 dólares cada semana, y no aceptó. Y no es verdad que pedí que el caso no se ventilara en los medios, ni tampoco que le hubiera mostrado un certificado con una firma de la fiscalía”, dice.

Salcido expone que ella sacó una orden de restricción contra Brau porque se ha puesto muy agresiva, y muy histérica no solo contra ella sino su personal. “Me ha amenazado con arruinar mi reputación y destruir mi carrera. Creo que en realidad está haciendo todo esto porque a como dé lugar quiere obtener una visa por fraude”, indica. Salcido asegura tener una carrera de muchos años, en la que ha resuelto más de 3,000 casos, entre ellos muchas visas U. “Yo le pido a Lindy y a su abogada, a quien ya reporté a la Barra de Abogados, que se acerquen a Dios porque yo tengo mi conciencia tranquila, y muchos años de servicio comunitario que me respaldan”, señala.

Su abogado Leonardo Craves dice que no se puede acusar a su clienta Salcido de fraude, porque fraude es cuando te dan dinero, y no haces nada. “Ella invirtió muchas horas de trabajo en el caso de Lindy”, dice. Y agrega que ya preparan una demanda de difamación contra la abogada Sahagún.

John Hall, portavoz del fiscal del condado de Riverside, dijo que no podía confirmar si se ha abierto o no una investigación contra la paralegal Salcido.

Lo que sí aseguró es que a diferencia del anterior fiscal, el nuevo procurador Mike Hestrin entiende la necesidad de emprender campañas o programas que prevengan el fraude migratorio.

Para evitar perder tiempo y dinero, la abogada en inmigración Rosa Sahagún recomienda a quienes necesiten ayuda migratoria:

  • Ir siempre con un abogado que tenga una oficina establecida.
  • Preguntar por el número que tiene en la Barra o Colegio de Abogados
  • Exigir un contrato en español y recibos de pago
  • Evitar pagar en efectivo. Utilizar cheques para pagar para que tenga un comprobante
  • Y si ya ha sido víctima de fraude, no tenga miedo ni vergüenza de reportarlo