Pareja comparte la carrera de la vida en los maratones de L.A.

Una pareja ha participado en todas las ediciones del Maratón de Los Ángeles, el domingo estarán en el aniversario 30 del evento

Laura y Ricardo Castañeda se casaron por segunda vez en plena carrera cuando cumplieron 25 años de matrimonio.
Laura y Ricardo Castañeda se casaron por segunda vez en plena carrera cuando cumplieron 25 años de matrimonio.
Foto: Suministrada

Para Laura y Ricardo Castañeda, la vida ha sido una maratón que han corrido juntos por 44 años.

“No nos hemos separado desde que nos conocimos”, dijo la originaria de Guatemala, quien conoció a su esposo en un baile efectuado en Los Ángeles.

“Nos flechamos desde el primer momento”, comentó el mexicano, sin perder la ocasión para lanzar una mirada de admiración a la mujer de su vida.

Los padres de dos hijos, y abuelos de cuatro nietos, comparten la pasión por el deporte como el lazo de unión que los ha mantenido juntos en todo momento

Ricardo era un ávido jugador de fútbol en las ligas locales, pero un gran pleito, en donde fue rodeado, acosado y amenazado por los jugadores del equipo contrario, le dieron la pauta para abandonar las canchas.

Para animar a su esposo a seguir practicando deporte, Laura lo convenció a trotar con ella en las calles aledañas a su casa ubicada en el área de South Gate, y fue entonces que comenzaron a escribir su leyenda dentro del maratón de Los Ángeles.

“Hemos corrido las 29 ediciones del maratón y estamos listos para la del domingo”, aseguró Laura, quien a sus 64 años de edad espera completar el recorrido de 42 kilómetros.

“Correr el maratón es para nosotros un vicio, no podemos dejar de hacerlo”, apuntó Ricardo, quien a sus 68 años le sobra la adrenalina para enfrentar el reto de someterse al rigor de correr por siete horas ininterrumpidamente bajo los incandescentes rayos del sol.

La pasión que sienten por el Maratón de Los Ángeles es tan grande, que Laura y Ricardo renovaron sus votos de fe en plena carrera casándose por segunda vez cuando cumplieron 25 años de matrimonio.

“En la milla 10 nos detuvimos frente a donde estaba el consulado de Guatemala y ahí se hizo de la ceremonia, en cuanto terminó salimos corriendo para seguir el maratón”, contó Ricardo.

Laura y Ricardo han cruzado la meta en todas las ediciones del Maratón de Los Ángeles, pero con el paso de los años han visto que el cronómetro comienza a pasarles factura.

La competencia, que antaño les tomaba cuatro horas finalizar, es ahora una carrera de resistencia a la que le deben dedicar casi siete horas para llegar a la meta

“Ya no es lo mismo, los años no pasan en balde”, aceptó Laura, quien enfrenta problemas físicos en la cadera, y al igual que su esposo, tiene una rodilla averiada.

A pesar de que el tiempo ya les cobra la cuenta con el desgaste natural de sus articulaciones, la pareja no ha visto minado el espíritu que los impulsa a seguir corriendo el maratón.

“Ya tenemos 29 años haciéndolo, sí es un sacrificio, pero después tendremos tiempo para descansar”, dijo Ricardo.

“Es un reto, nosotros no somos de los que ‘quitiamos’, nosotros queremos seguir corriendo siempre”, respaldó Laura.