Kevin de León: No somos Arizona, California abre sus brazos a inmigrantes

El líder del Senado de California criticó la ideología antiinmigrante de Ted Cruz
Kevin de León: No somos Arizona, California abre sus brazos a inmigrantes
Kevin ​De León participó el miércoles en un foro del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP) para tratar asuntos como el cambio climático y fuentes de energía renovable.
Foto: María Peña / La Opinión

Washington.– El líder del Senado estatal de California, Kevin de León, promovió este miércoles en Washington una serie de medidas para tratar la crisis de la sequía, el cambio climático y otras prioridades del estado, antes de iniciar una gira de aprendizaje por Japón.

A continuación, una entrevista que cedió a este diario tras su presentación en el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP).

LO: ¿Qué opina de la candidatura del senador republicano Ted Cruz a la presidencia?

KL: Solo puedo decir que es un tipo extremista, ultraderechista. Al final de cuentas, la diferencia con el estado de California, que es la séptima potencia del mundo y con el mayor número de latinos, es que no somos Arizona ni somos Alabama. Somos un estado que recibe con brazos abiertos a los inmigrantes, a aquellos que buscan una mejor vida, que vienen a trabajar y pagan sus impuestos. Los extremistas republicanos siguen fomentando su retórica vil, antiinmigrante, en contra del pueblo más desprotegido de este gran país.

LO: Háblenos de los proyectos de inmigración que piensa abordar el Senado de California.

KL: En California, ya se están emitiendo las licencias de conducir para inmigrantes indocumentados, y tenemos un paquete de medidas legislativas para promover los derechos civiles, debido a la parálisis que estamos viendo acá en Washington, debido a las posturas antiinmigrantes y nefastas de extremistas republicanos.

LO: El Senado estatal vota esta noche un paquete de mil millones de dólares para responder a la sequía y ayudar a los damnificados. ¿Habrá más ayuda más adelante?

KL: Esto es un enganche de mil millones de dólares para ayudar a los perjudicados por la sequía. Vamos a realizar más audiencias para escuchar las opiniones, comentarios y perspectivas de los que han perdido empleo debido a la sequía, de expertos de las industrias, de grupos ambientalistas, de empresarios, porque necesitamos un plan de mediano y largo plazo para hacer frente este problema. Pero hay que ser muy claros: no hay agua debido a los efectos del cambio climático.

LO: Hay informes que dicen que a California le queda un año de agua. ¿Exageran?

KL: No sé si eso es correcto, me parece un poquito exagerado, tal vez se trate en realidad de dos, tres, cuatro años, quizás más. Pero tenemos que cambiar nuestra forma de vivir, de consumir el agua: tenemos que reciclar, que conservar, no desperdiciar agua. Los latinos son muy conscientes del medio ambiente, del tema de cambio climático y del problema de la sequía, que ha tenido un enorme impacto, por ejemplo, en el Valle Central, donde hay muchos trabajadores latinos.

LO: Se está promoviendo el uso de paneles solares pero éstos todavía están fuera del alcance de hispanos de bajos ingresos. ¿Qué se está haciendo para reducir los costos de energía de la gente pobre?

KL: Este año y el próximo año vamos a invertir $2,500 millones en programas para promover la eficiencia energética y reducir los costos de luz, agua, de gas. Vamos a invertir en las escuelas públicas más necesitadas de toda California, y estamos promoviendo programas para reducir el precio de estos paneles solares para familias trabajadoras de bajos ingresos. Estos precios ya van disminuyendo.

LO: Usted inicia este jueves una gira de diez días a Japón para tratar, entre otros temas, el cambio climático. ¿Qué espera aprender de los japoneses que le pueda servir a California?

KL: Son tres objetivos los que me llevan a Japón: el cambio climático, la respuesta a los sismos, y el desarrollo de trenes de alta velocidad. El tema del cambio climático es muy polémico, pero en California estamos promoviendo políticas públicas para contrarrestar el alarmante índice de emisiones de carbono, que impacta a nuestras familias. Los japoneses me invitaron, porque ellos también está emprendiendo políticas similares. También quiero aprender de los japoneses de sus políticas públicas para responder a sismos, y además nos interesa el tema del desarrollo de trenes de alta velocidad para generar empleos.