Arpaio está en el banquillo de los acusados

El controversial sheriff de Maricopa responde ante la justicia por desobedecer orden de no usar perfil racial contra hispanos
Arpaio está en el banquillo de los acusados
Arpaio es acusado de perseguir políticamente a uno de sus investigados
Foto: Getty Images

Redacción El Diario

Joe Arpaio, el controvertido alguacil del condado Maricopa en Arizona, autoproclamado el “sheriff más rudo de Estados Unidos, respondió ayer miércoles por segundo día consecutivo a un proceso por infringir instrucciones judiciales para evitar actuar en detenciones de inmigrantes indocumentados en base a perfiles raciales.

Arpaio enfrenta a la justicia por rechazar deliberadamente una orden judicial para que sus agentes dejarán de hacer patrullaje en busca de indocumentados basándose en el color de piel y aspecto personal.

El juez federal G. Murray Snow, quien emitió la orden judicial contra la política anti-inmigrante de Arpaio en 2011, inició esta semana una serie de audiencia de cuatro días sobre la desobediencia de Arpaio tras surgir un video donde se muestra a funcionarios de alto rango del Departamento del Sheriff desacreditando la orden judicial.

La audiencia tomará cuatro días y a su término podría significar la imposición de multas y otras sanciones, siendo el procedimiento hasta ahora más drástico que se ejecuta contra la autoridad.

Hasta el momento, Arpaio no ha sido llamado a testificar, pero la lista de testigos cuenta con más de una veintena de personas, entre ellas algunas víctimas de las prácticas policiales que fueron denunciadas en varias oportunidades.

Este proceso que está a cargo del juez del distrito Murray Snow establecerá si Arpaio y los miembros de su comisaría continuaron realizando las denominadas “patrullas anti-inmigración” pese a la determinación judicial de prohibirlas.

Durante su dirección al frente del Departamento del Sheriff del Condado de Maricopa, Arpaio se ha visto continuamente envuelto en controversias, se convirtió en el líder y portavoz de la ley antiinmigrante SB 1070, la cual fue después fue mermada por la Suprema Corte.

Tres años después, el juez Snow falló en contra de Arpaio indicando que su departamento sistemáticamente ha usado el perfil racial en contra de los conductores hispanos y le prohibió detener a individuos bajo sospecha de violar las leyes federales de inmigración.