Vivir con ciberladrones

El FBI registró más de 270,000 quejas en el Centro de Crímenes en Internet en 2014
Vivir con ciberladrones
Muchos de los delitos llegan cuando los piratas cibernéticos acceden a bases de datos financieros de comercios y empresas./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Usando números de seguro social y otros datos personales ciberladrones han entrado en el servicio de transcripciones del IRS para acceder a declaraciones de unos 100,000 contribuyentes aunque intentaron llegar hasta 200,000.

Es una quiebra que expone datos muy sensibles de contribuyentes y sus dependientes y no ha ocurrido gracias a un complicado programa de computador que ha desarmado el sistema de seguridad. Los ladrones entraron en este servicio público con información robada previamente. En los últimos meses ha habido brechas en la seguridad de aseguradoras de salud, bancos y comercios, además muchas víctimas individuales sucumben a impostores y defraudadores.

A finales de esta semana el IRS empezará a mandar cartas a los afectados a quienes se les ofrecerá monitoreo gratis de crédito, algo que han hecho otras entidades privadas comerciales cuando han sido objeto de ataque. Y es algo a lo que prestar atención porque con estos datos los ladrones pueden solicitar tarjetas de crédito o préstamos en nombre de la víctima y dejar un gran problema en sus cuentas e historia crediticia.

La realidad es que se convive con ciber ladrones y muchos datos expuestos y robados. Aunque no se haya sido víctima en este ataque es conveniente mantener los ojos abiertos porque si hay algo que deja en evidencia esta ruptura de seguridad es que los ciberladrones tienen cada vez más datos clave de muchos hogares, los pueden usar cuando quieran y poner en aprietos a muchas familias una vez que se les ha robado la identidad. El año pasado se registraron casi 270,000 quejas en el Centro de Crímenes en Internet del FBI. Según el informe que este centro hizo sobre 2014 las pérdidas por estos delitos fueron de más de $800 millones. Y eso es solo una parte porque el propio FBI afirma que solo el 15% de las víctimas de fraude informan de ello. Además de denunciar es conveniente mirar, al menos una vez al año, el informe de crédito para detectar posibles fraudes. Este informe se puede solicitar en www.annualcreditreport.com

Los sistemas de seguridad están revelando fisuras y no solo porque ciber atacantes tengan éxito en entrar en determinadas bases de datos sino porque también se disparan las falsas alarmas. Según CreditCards.com casi siete de cada 10 americanos han recibido una alerta de actividad fraudulenta en sus tarjetas por error. Al 53% se les han bloqueado compras que eran legítimas.

El IRS avisa, para que no haya error y más probabilidades de fraude, que en las cartas que mandará no va a pedir ninguna identificación personal de los contribuyentes, algo ante lo que conviene, de nuevo, estar atento. Los impostores están obteniendo mucha información delicada usando nombres oficiales para defraudar. En 2014 y según el FBI se recibieron 16 quejas al día por este problema y es un timo que costó a las víctimas unos $23,200 al día.