Rechazan expulsiones de dominicanos de ascendencia haitiana

Miles corren el riesgo de ser deportados dice Human Rigths Watch
Rechazan expulsiones de dominicanos de ascendencia haitiana
Foto: Human Rights Watch

Santo Domingo

El Gobierno dominicano debe de detener inmediatamente la expulsión de dominicanos de ascendencia haitiana y garantizarles sus derechos, según aseguró ayer el director para América de la ONG Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, quien advirtió que hay miles en riesgo de ser repatriados.

Miles de esos dominicanos de ascendencia haitiana “continúan en un limbo legal” sin la posibilidad de ejercer sus derechos más básicos como registrar a sus hijos, inscribir a sus hijos en un colegio o viajar por el país con temor a ser expulsados, según un informe de HRW presentado hoy en Santo Domingo.

“Su situación continúa sin resolverse pese a los esfuerzos gubernamentales para intentar solucionar su problema”, advirtió HRW.

Vivanco agregó en un comunicado difundido por la ONG que la República Dominicana “está denegando a miles de ciudadanos su derecho a la nacionalidad, y, pese a mensajes contradictorios, está deteniendo a este grupo de personas y expulsándolas por la frontera”.

El informe fue llevado a cabo por HRW en 13 provincias de la República Dominicana entre febrero y mayo de 2015 con base en entrevistas y encuentros con un centenar de afectados, líderes comunitarios, expertos legales, miembros del gobierno y representantes de ONG locales.

En su estudio HRW documentó sesenta casos en los que dominicanos de ascendencia haitiana fueron arbitrariamente detenidos y en algunos casos “forzados” a regresar a Haití pese a tener la documentación legaldominicana.

Human Rights Watch también comprobó, en su informe, el caso de dominicanos de ascendencia haitiana que aún no están capacitados para ejercer sus plenos derechos como ciudadanos dominicanos.

Por otro lado, HRW se refiere a que el Gobierno dominicano ha ofrecido a los migrantes una oportunidad para obtener permisos de trabajo temporales y considera que la intención es “loable” pero el proceso ha presentado fallos de implantación.

En opinión de HRW, se debe conceder la plena nacionalidad al grupo de dominicanos descendientes de haitianos y asegurar su protección de ser expulsados a Haití.

“El Gobierno debería desarrollar procedimientos de deportación consistentes con estándares internacionales”, aseguró HRW.

“En el último año la Administración del presidente, Danilo Medina, ha tomado pasos para afrontar la situación de miles de dominicanos de ascendencia haitiana y mientras sus esfuerzos de naturalización de extranjeros han sido positivos debe de detener las expulsiones y las amenazas mientras soluciona los fallos del proceso”, concluyó Vivanco.

El plan nacional de regularización de extranjeros y la ley especial de naturalización, que venció el 1 de febrero, surgieron tras una sentencia del Tribunal Constitucional, emitida en septiembre de 2013.

Al Plan Nacional de Regulación de Extranjeros, que concluyó el pasado 17 de junio, se acogieron 288.466 indocumentados, la mayoría haitianos, y 8.755 lo hicieron a la Ley especial de Naturalización.