Padre de periodista: “Debemos hacer algo con estos locos que compran armas”

Doble asesinato en Virginia suma razones al movimiento para el control de armas en EEUU
Padre de periodista: “Debemos hacer algo con estos locos que compran armas”
El doble asesinato de reporteros en Virginia suma razones al movimiento para el control de armas en EEUU.
Foto: EFE / EFE

El asesinato a tiros de la periodista Alison Parker y el carógrafo Adan Ward a manos de su excompañero Bryce Williams ha despertado de nuevo el debate sobre el acceso a las armas en Estados Unidos.
“Debemos hacer algo con esos locos que compran armas”, dijo visiblemente conmovido Andy Parker, el padre de la periodista fallecida, al canal Fox News. Parker también se comprometió a “hacer todo lo posible, independientemente del tiempo que sea necesario, para que se cambie la legislación sobre las armas de fuego y “se llenen las lagunas y se verifiquen los antecedentes de cada comprador”, manifestó.
“Estoy a favor de la Segunda Enmienda, pero debe haber una manera de obligar a los políticos que son cobardes a manifestarse mientras se busca un equilibrio con la Asociación Nacional del Rifle para encontrar una solución”, añadió Parker este jueves.


El presidente Barack Obama destacó en una entrevista que concedió a la televisión local de Virginia que “el número de personas que mueren en incidentes relacionados con armas de fuego en este país es mucho más alto que el de las víctimas del terrorismo”.
La Casa Blanca ha pedido otra vez al Congreso una ley para endurecer el uso armas de fuego, algo que considera que sería muy fácil de conseguir tanto en Virginia como en la mayoría de los estados federales.
Pero los esfuerzos de la Casa Blanca para pasar una legislación de control de armas ha sido frenada por Congreso, ahora dominado por los republicanos tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, quienes argumentan que la posesión de armas está protegida por la Segunda Enmienda de la Cosntitución de Estados Unidos.
La Asociación Nacional del Rifle (NRA), que aboga incluso por armar a los maestros, mantiene una fuerte presión de cabildeo en el Congreso.
“¿Cuántas masacres más que tenemos que soportar antes de poner el grito en el cielo?“, se preguntaba David Bowers, alcalde de Roanoke, localidad del estado de Virginia en el que se produjo el suceso. Bowers también criticó “la falta de consenso” que existe en el país con respecto a las armas de fuego.
Según Eugene O’Donnell, profesor en la Escuela de Justicia Criminal John Jay de Nueva York en EEUU hay unas 270 millones de uso privado en un país de 321 millones de habitantes.
El miércoles la Casa Blanca urgió de nuevo al Congreso aprobar la legislación que tendría un “impacto tangible en la reducción de la violencia con armas de fuego en este país”.

Trump: “no son la armas, sino las enfermedades mentales”

Donald Trump, candidato republicano a la presidencia de EEUU, declaró ayer que “los problemas” no son de las armas, sino de las enfermedades mentales.”Deberíamos centrarnos en la salud mental en lugar de las armas”, porque en ese sentido “no hay mucho que hacer”.
Para la antigua investigadora del FBI, Mary O’Toole, lo primordial debería ser un mejor seguimiento de las personas que son despedidas o muestran conductas de naturaleza caprichosa en la escuela. “Nuestro sistema de salud mental se rompe” y “el argumento de control de armas está en un callejón sin salida”, señaló.
“Cuando tienes a alguien particular como Bryce Williams deberías verlo”, dijo en la CNN, abogando por un seguimiento de cinco años después del despido a personas con un perfil violento 

Un tiroteo por día

La violencia con las armas en Estados Unidos es un grave problema.  The Mass Shoorting Tracker, una fuente que contabiliza los tiroteos masivos, muestra que no han pasado más de ocho días sin un tiroteo con múltiples víctimas desde que comenzó 2015.
Hasta el miércoles 26 de agosto se habían registrado 247 tiroteos masivos – con cuatro o más víctimas- en 2015, o sea un promedio de uno por día, de acuerdo con Mass Shooting Tracker, un conteo de la organización en contra de las armas Guns Are Cool.
El miércoles, por ejemplo, Alison Parker, una joven periodista de 24 años, y Adam Ward, su camarógrafo de 27, baleados de muerte por su excompañero de trabajo Vester Lee Flanagan, no fueron las únicas víctimas de la violencia con armas de fuego.
Ese mismo día, tres horas antes, a las 3:15 a.m., cuatro personas fueron baleadas en una casa de Brooklyn Center, en Minneapolis, según reporta The Mass Shoorting Tracker.