Factores socioeconómicos contribuyeron en descenso arrestos de indocumentados en Arizona

Aunque la economía estadounidense ha mejorado, sectores que atraen a los trabajadores indocumentados como son la agricultura y la construcción aun no se han recuperado
Factores socioeconómicos contribuyeron en descenso arrestos de indocumentados en Arizona
Foto: EFE

Una combinación de factores socioeconómicos ha contribuido al drástico descenso de los arrestos de indocumentados en la frontera de Arizona en los últimos años, según investigadores y políticos, que descartan que la militarización de la zona sea la única responsable de la reducción.
“El tema es muy complejo, pero sin duda la economía de los Estados Unidos juega un papel de suma importancia al marcar el flujo migratorio”, dijo Raquel Rubio, investigadora del Instituto Binacional de Inmigración de la Universidad de Arizona.
Por muchos años, la frontera de Arizona se convirtió en el epicentro del flujo migratorio a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.
En su punto más alto, durante el año fiscal 2000, solamente en la frontera de Arizona, la Patrulla Fronteriza reportó el arresto de 616 mil indocumentados.
Durante el presente año fiscal 2015, la agencia federal estima que terminarán el año, que finaliza el 30 de septiembre, con un promedio de 70 mil detenciones.
Rubio indicó que aunque la economía estadounidense ha mejorado, sectores que atraen a los trabajadores indocumentados como son la agricultura y la construcción aun no se han recuperado.
“En estados como California donde están enfrentando una dura sequía, hay miles de trabajos que están desapareciendo. Los sectores de trabajo de los inmigrantes continúan sufriendo, de ahí que tenemos menos incentivos para que las personas traten de cruzar la frontera de manera ilegal“, aseveró la investigadora quien frecuentemente visita los albergues en la frontera con México.
Rubio consideró que el flujo migratorio es como “el canario en la mina”, en referencia al uso de pájaros en las minas para conocer la calidad del aire, ya que el cruce de inmigrantes indocumentados es una señal de la mejoría o de los problemas que enfrenta la economía del país.
La experta opinó que otro factor es la política migratoria de Estados Unidos lo que ha hecho que más familias “piensen dos veces” antes de intentar cruzar la frontera de manera ilegal.
“Solo las circunstancias sociales que amenazan sus propias vidas, como son las pandillas, los carteles, fue la razón por la que vimos más menores centroamericanos no acompañados llegando hasta nuestra frontera”, explicó.
“La frontera de Arizona ha cambiando mucho, pero es que también las circunstancias entre ambos países han cambiado mucho”, enfatizó.
Por su parte, el congresista por Arizona, Raúl Grijalva, atribuyó este descenso en el cruce de inmigrantes indocumentados no solo a la economía sino también a la política migratoria que en su opinión ha “atrapado” a los trabajadores indocumentados quienes antes venían solo por temporadas a trabajar y luego regresar a sus países con sus familias.
Aseguró que ahora deben permanecer dentro de Estados Unidos, porque saben que será muy difícil o prácticamente imposible regresar nuevamente.
La transformación de la frontera de Arizona en los últimos 15 años ha sido notable y el Gobierno federal respondió al incremento del flujo migratorio con recursos sin precedentes.
Para el jefe de la Patrulla Fronteriza Sector Tucson, Manuel Padilla, el descenso en el arresto de inmigrantes indocumentados en la frontera de Arizona es el resultado de una combinación de estrategias que se han implementado en la región que van desde la contratación de más agentes fronterizos, más tecnología y una mejor infraestructura.
En el año 2000, la Patrulla Fronteriza en este sector contaba con solo 1,500 agentes, mientras que en la actualidad cuenta con más de 4,000 efectivos.
“Contamos con tecnología punta, no solo sensores y cámaras, sino drones que tienen una capacidad increíble que nos ayuda a tener una mejor seguridad en la frontera”, aseguró Padilla a Efe.
Explicó que este tipo de tecnología ha sido de gran ayuda en áreas donde anteriormente no tenían un fácil acceso.
“La estrategia tiene muchas partes y es compleja como debe de ser la seguridad en la frontera, pero cada parte complementa a la otra”, concluyó.