FBI detiene a decenas por fraude con tutorías

Allanamientos a 16 empresas de servicios educativos revelan robos por de casi 1 millón de dólares
FBI detiene a decenas por fraude con tutorías
Los acusados desviaban fondos federales destinados a estudiantes del sistema público.
Foto: EFE

San Juan 

La compañía de tutorías Rocket Learning y 31 de sus empleados fueron acusados por las autoridades federales por someter facturas de servicios de tutoría que supuestamente no rindieron para recibir fondos federales de Título 1 del Departamento de Educación.

Se alega que con tal fraude se apropiaron de $954,297.

La jefa de Fiscalía federal, Rosa Emilia Rodríguez, explicó que un gran jurado emitió la acusación por 26 cargos por fraude postal por pagos enviados a través del Servicio Postal de Estados Unidos de 26 facturas emitidas en los años 2011 y 2013, que se alega contenían información fraudulenta. Hay otros 45 cargos por robo de identidad agravado, por falsificar el nombre y la firma de estudiantes para crear récords necesarios para aparentar que estos estaban tomando unas tutorías que en realidad no recibieron.

El operativo denominado “Bad Grades” o “Malas notas” se realizó a raíz de un referido hecho en enero pasado por la Oficina de la Contralora a las autoridades federales. El mismo dio pie a los allanamientos que realizaron en 16 compañías de servicios de tutorías en marzo pasado y que ahora desemboca en estas acusaciones contra empleados de Rocket Learning.

“La investigación continúa. Esta es una primera fase”, advirtió Rodríguez.

El director del Negociado Federal de Investigaciones (FBI), Carlos Cases, destacó en este presunto esquema los maestros pedían a los estudiantes dar nombres falsos.

“Cuando mis agentes me explicaron este caso hace varios meses, por un momento pensé que se trataba de uno de los chistes de mal gusto del legendario Pepito. Pero no, este caso se trata de la avaricia de la compañía Rocket Learning, un grupo de sus empleados y maestros del Departamento de Educación que se prestaron para llevar a cabo este fraude que atenta contra la educación de los niños más necesitados”, indicó Cases.

No obstante, en esta ocasión no figuran cargos contra maestros. El pliego acusatorio estipula que solo se acusaron a directores regionales y administrativos de la mencionada compañía.

Asimismo, el director del FBI destacó que el esquema era tal que los estudiantes “hacían preguntas, como ‘Maestro, maestro, ¿qué nombre uso hoy, mi nombre verdadero o el falso que usted me instruyó que usara la vez anterior?”‘

“A las compañías que proveen servicios del Departamento de Educación de Puerto Rico, como lo es Rocket Learning, los dejo con este mensaje: Sabemos quiénes son y lo que se han robado. Este tren ya salió de la estación y no hay quien lo detenga. Esperen más arrestos como los del día de hoy”, recalcó Cases.

Por su parte, la contralora de Puerto Rico, Yesmin Valdivieso, catalogó la acción como “vergonzosa” y señaló que siguen investigando éste y otros casos relacionados al Departamento de Educación.

De ser encontrados culpables, se exponen a penas de hasta 20 años, más dos añosestatutarios por el robo de identidad agravado.

La investigación estuvo a cargo del FBI, el área investigativa del Homeland Security del Servicio de Inmigración y Aduanas (HSI-ICE, por sus siglas en inglés) y la Oficina del Investigador General de Educación federal. El fiscal del caso es Seth Erbe.

Donantes políticos los fundadores de Rocket Learning

Los fundadores de Rocket Learning, Jaime Palés e Hiram Pérez, fueron identificados por una investigación de El Nuevo Día como importantes inversores políticos dentro del grupo de empresarios que obtuvo contratos para ofrecer servicios en un programa pagado con fondos federales.

Palés, por ejemplo donó entre 2011 y 2014 $15,250, repartidos de manera bastante equitativa entre influyentes candidatos tanto del Partido Nuevo Progresista como el Partido Popular Democrático.

Hasta el 2014, la empresa había logrado contratos con el gobierno que sumaban a $187 millones. En octubre de 2014 obtuvo un contrato de $5.2 millones para manejar la red de Bayamón durante este año escolar.