¿En qué son diferentes Kamala Harris y Loretta Sánchez?

Involucrados en la política dicen que tienen amplia experiencia pero en diferentes niveles de gobierno, y que las dos enfrentan desafíos diferentes
¿En qué son diferentes Kamala Harris y Loretta Sánchez?
Kamala Harris y Loretta Sanchez, las dos demócratas que se enfrentan por uno de los dos puestos de California en el senado federal.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Aunque Kamala Harris y Loretta Sánchez, las dos candidatas a reemplazar a Bárbara Boxer en el Senado para 2016,  son demócratas con una larga carrera en el servicio público, y tienen cosas en común, hay diferencias interesantes entre unas y otras. Una es del Sur, otra del norte.

Sánchez de 55 años, es del sur del estado, nacida en Lynwood y ha vivido la mayor parte de su vida en el condado de Orange. Harris de 50 años nació en Oakland, pero ha hecho la mayor parte de su carrera pública en San Francisco. Por lo tanto su base política la tiene en la Bahía de San Francisco.

La oriunda de Lynwood es considerada por muchos como una demócrata moderada perteneciente a la bancada en el congreso de los Blue Dog, demócratas conservadores. Eso puede explicarse debido a que representa a un distrito suburbano conservador donde tiene su base.

Harris por su parte es vista como una demócrata liberal. Una de sus primeras decisiones al convertirse en procuradora de California fue su rechazo a defender en una corte federal, la proposición 8 que prohibía el matrimonio entre las parejas del mismo sexo. Más tarde, la Corte Suprema determinó que dicha prohibición era inconstitucional.

Experiencia en diferentes niveles

Mientras Sánchez, con estudios universitarios en economía, tiene amplia experiencia legislativa e internacional, pues ha sido congresista desde 1997, Harris, de profesión abogada, ha desarrollado su carrera en el ámbito de la justicia criminal. Su primer cargo de elección fue como fiscal en San Francisco en 1993 y luego fue electa como procuradora de California en 2010.

Harris anunció en enero su candidatura al senado, Sánchez lo hizo en mayo. Hasta junio, Harris tenía 2.9 millones de dólares para hacer campaña, en tanto Loretta Sánchez contaba con 1.1 millones de dólares.

Para algunos mientras Sánchez tiene un estilo de hacer política espontáneo, que la ha llevado a cometer errores que han ofendido a más de uno. El mejor ejemplo fue cuando hizo una broma sobre la diferencia entre los indígenas estadounidenses y los nativo americanos, al llevarse la mano a la boca e imitar un grito de guerra, Harris, como buena abogada, se la piensa dos veces para decir algo en público.

¿A quién quieren los latinos?

En preferencias, un sondeo de la Universidad del Sur de California (USC) y Los Ángeles Times del mes pasado, arrojó que el 34% de los latinos favorecen a Loretta Sánchez pero un 30% se mantiene indeciso. Entre los votantes registrados Harris tenía el 26% del apoyo, y Sánchez el 17%.

La actual procuradora estatal tiene el apoyo de varios latinos prominentes como la legendaria líder campesina Dolores Huerta, el exlíder del partido demócrata en California, Art Torres; el alcalde de Long Beach, Robert Garcia; los exasambleístas Héctor de la Torre y Alberto Torrico.

Sánchez cuenta con el respaldo del líder de la bancada latina en la legislatura de California, el asambleísta de Salinas, Luis Alejo. Otros latinos que la apoyan son los asambleístas Lorena González, Cristina García, Patty López, Freddie Rodriguez, Ian Calderón, Ed Hernández; los congresistas Pete Aguilar, Tony Cárdenas, Lucille Royball, Norma Torres y Juan Vargas, así como Dave Rodríguez de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC)

Similitud en temas

Aunque ambas son demócratas y coinciden en temas como la necesidad de una reforma migratoria y los relacionados con los derechos civiles, Harris se ha enfocado en combatir las pandillas transnacionales, el fraude migratorio, reducir la reincidencia en las prisiones, la defensa del matrimonio entre las parejas del mismo sexo, atacar el ausentismo escolar en las primarias y apoyar a los californianos a salir de la crisis hipotecaria.

Sánchez ha peleado porque no se recorten los fondos para la educación, la reforma a las leyes y cultura militar con relación a la investigación de crímenes sexuales, procesamiento de ofensores sexuales y cuidado de las víctimas de asalto sexual, derechos humanos, y apoya el derecho al aborto, desarrollo económico y protecciones para los ancianos.

Para Roger Salazar, un consultor democrata, la base de apoyo de Harris está en el norte entre afromericanos y asiáticos, mientras que la de Loretta Sánchez la tiene en el sur entre los latinos.

Señala que el récord de Kamala es estatal y el Loretta es federal y en relaciones internacionales. “Ambas tienen experiencia pero en diferentes niveles“, observa.

Luis Alvarado, consultor republicano, dice que Harris no es conocida ampliamente en el estado a pesar de ser la procuradora de California. “Es su primer cargo a nivel estatal y es impulsada por políticos de San Francisco. Loretta Sánchez tiene muchos años en un cargo federal, y su experiencia le ayudaría si va al Senado”, indica.

Agrega que mientras Sánchez es extrovertida y a veces sus palabras la meten en problemas, Harris piensa muy bien lo que va a decir.

“Kamala no tiene problemas para recolectar dinero electoral pero si para conectarse con la gente. En tanto a Loretta se le dificulta conseguir el dinero pero conecta con la gente. Ambas tienen fortalezas y desafíos, quién gane dependerá en mucho de lo que pase en el resto del país”, anota.