Acusan a médicos de ICE de condonar detención de menores enfermos

En queja presentada ante la Junta Médica de Texas, abogado acusa a varios médicos de abandonar su obligación con un menor de 12 años que sufrió numerosos problemas sicológicos y físicos durante su estadía.
Acusan a médicos de ICE de condonar detención de menores enfermos
El bebé fue encerrado durante 85 días en un albergue en Los Fresnos, Texas
Foto: Archivo / Getty Images

Un niño ecuatoriano de 12 años llegó con su mamá a finales de Mayo al “Centro Familiar de Detención” en Dilley, Texas y según documentos médicos, en cuestión de un mes sufrió los siguientes síntomas: “temor, trauma, falta de sueño, pesadillas, pies y manos dormidas, dolor, ansiedad, alergias, dificultad para respirar, picor y erupciones, rinitis, asma y finalmente una infección de la garganta que le causó graves dolores”.

Cinco diferentes médicos vieron al menor en al menos 15 o más ocasiones y en cada una de ellas, los médicos concluyeron que podía seguir detenido. Uno de ellos terminó por recomendar el uso de pastillas antidepresivas.

A finales de la pasada semana, el abogado que hoy representa al menor y a su mamá en un caso de asilo ante el gobierno de Estados Unidos, presentó una queja ante la Junta Médica de Texas, argumentando que los médicos deberían ser disciplinados por “cometer abandono de sus obligaciones éticas y profesionales” en su deseo de complacer a su empleador ICE Health Service Corps.

“Los médicos en STFRC (Dilley), no deberían tratar a niños bajo custodia de sus empleadores”, dice el documento, redactado por el abogado Bryan Johnson, de Long Island, Nueva York. “En la práctica, lo que hacen es abandonar sus obligaciones medidas para permitir que ICE siga deteniendo a menores, a pesar del daño que esto hace a su salud física y mental. Este caso es un ejemplo incriminatorio”.

La Agencia de Inmigración y Aduanas ICE y su ICE Health Service Corps contrata a más de 900 médicos para el tratamiento de detenidos en sus centros de detención, la mayoría de los cuales contiene adultos.

Pero en dos “centros familiares” en Karnes y Dilley, Texas, y en Berks, Pennsylvania, miles de madres con niños menores de edad, la mayoría centroamericanos, se encuentran detenidos en espera de una oportunidad de probar sus casos de asilo ante las autoridades.

No es la primera queja en contra de la atención sanitaria que reciben estas madres y sus niños. En julio, 10 madres representadas por varios grupos de derechos civiles demandaron al Departamento de Seguridad Nacional por “no proporcionar atención médica adecuada” a los detenidos.

Al mismo tiempo, ICE asegura que sus estándares de cuidado médico son adecuados. En su página web, el “Cuerpo de Servicio de Salud de ICE” mantiene que los 900 médicos que contratan, “proveen atención médica adecuada” y agregan que “en muchos casos, el cuidado que reciben los detenidos mientras estaban bajo custodia del ICE es la primera atención médica profesional de su vida”.

DHS y ICE siguen deteniendo a madres con sus hijos por un período que supuestamente no supera las dos o tres semanas, a pesar de que una juez federal dictaminó recientemente que la detención de menores, aún con sus madres, viola la ley establecida por el caso Flores en 1993.

Según una oferta de empleo publicada en internet, el Centro Residencial de Dilley, Texas, el puesto de médico de ICE es bastante lucrativo ya que incluye un pago de 110 dólares la hora más algunos bonos, así como el uso de un apartamento amueblado cerca del lugar en el “area de su preferencia” y reembolso por comidas, millas y gastos.