Quiere estar con su familia, pero ICE no se lo permite

Se entregó a las autoridades migratorias para poder regresar con su familia en EEUU

Quiere estar con su familia, pero ICE no se lo permite
El inmigrante indocumentado Rafael Gaytán momentos antes de intentar cruzar la garita de San Ysidro en California.
Foto: EFE

Autoridades migratorias negaron un permiso humanitario a un padre de familia indocumentado que hace tres meses viajó a México por la muerte de su hermana y que ayer se entregó en la frontera sur de California.

Rafael Gaytán, quien vivió por más de una década en Florida y que hace tres meses viajó a México por la muerte de su hermana, se entregó a las autoridades migratorias en la garita de San Ysidro en California con la esperanza de que se le concediera una oportunidad para volver a casa con su esposa y dos hijos estadounidenses.

El inmigrante mexicano llegó temprano el martes a las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), acompañado por el padre Dermot Rodgers y el director ejecutivo de Young American Dreamers, Daniel Barajas.

En la dependencia fue entrevistado por un oficial, quien tras analizar el paquete de documentos que éste llevaba, determinó que no cumplía con los requisitos para obtener un permiso humanitario.

“Se rehusaron a darle el permiso y se rehusaron a ponerlo bajo custodia”, detalló vía telefónica su abogada Alison Foley, refiriéndose a que pudieron haberlo trasladado a un centro de detención donde se habría tenido tiempo para seguir peleando su caso.

Entre los documentos que Gaytán presentó a oficiales de inmigración, se encontraban papeles que demostraban que éste no tenía antecedentes criminales, residió en el país por más de diez años, que es padre de dos ciudadanos norteamericanos, además de comprobantes de pago de impuestos.

Tras revisar todos los documentos y escuchar los argumentos del indocumentado, el oficial de aduanas en turno rechazó la petición.

“Es algo trágico, Rafael es un buen hombre, un buen padre, alguien que tenía un negocio y daba empleos”, agregó la abogada, quien dijo que su cliente es un ejemplo de un inmigrante que llega a Estados Unidos con el deseo de superarse.

Si no fuera por su viaje a México, Gaytán habría calificado para el programa DAPA (Acción Diferida para Responsabilidad de los Padres) anunciado por el presidente Barack Obama hace casi un año y que hubiera entrado en vigor meses atrás de no ser por una demanda interpuesta por 26 estados que consideran que esta acción ejecutiva “viola la constitución”.

Hace tres meses, el padre de dos ciudadanos norteamericanos dejó todo atrás y se vio obligado a viajar a Zacatecas en México para despedirse de su hermana y cuidar a sus padres quienes están enfermos.

Rafael Gaytan viajó a México para ver a su hermana antes de morir de cáncer. Ahora busca regresar a EEUU.
Rafael Gaytan viajó a México para ver a su hermana antes de morir de cáncer. Ahora busca regresar a EEUU.

“La situación en la que yo vine, mi mente no estaba enfocada en eso (regresar a Estados Unidos), fue muy difícil tomar la decisión, porque mis hijos y mi esposa se iban a quedar solos, sabiendo que ellos dependen de mí”, dijo Gaytán tras manifestar su deseo por regresar a casa.

Pese a que hace más de diez años cruzó la frontera sin documentos, el inmigrante destacó que su intención ahora era hacerlo de la manera correcta, respaldado en las organizaciones que lo apoyan.

Si DAPA hubiera sido implementada, “Rafael hubiera obtenido un permiso para viajar” debido a una emergencia médica y regresar a casa con su familia, recordaron activistas.

“La gente que está en contra de la inmigración siempre cuestiona ¿por qué no lo hacen correcto? ¿por qué no más vienen y se ponen en fila?, pues ahorita venimos y nos ponemos en fila”, señaló Barajas, dirigente de YAD en Florida antes de ingresar a la garita.

Por su parte, el padre católico indicó que lo acompañó para brindarle apoyo espiritual, aunque se dijo “tremendamente triste, frustrado y enojado”, con el hecho de que las leyes de inmigración actuales separen a tantas familias.

De momento, Rafael Gaytán permanecerá en Tijuana, México, donde ha sido recibido por grupos como Dreamer’s Moms y Veteranos de Guerra Deportados.