La deuda del día de pago pesa más en barrios latinos

Las empresas que ofrecen préstamos de dia de pago son ocho veces más predominantes en vecindarios de minorías
La deuda del día de pago pesa más en barrios latinos
Las autoridades alertan de los altos intereses de estos pequeños préstamos.
Foto: Shutterstock

Tener un préstamo con una tasa de interés de 391% es una pesadilla financiera pero también la realidad de millones de consumidores americanos que están pagando miles de millones de dólares anuales por los costos que suponen los llamados préstamos de Día de pago (Payday Loans en inglés). Y los latinos forman parte de la comunidad que más sufre con este tipo de deuda.

Los anuncios de préstamos de día de pago están por todos lados,  la televisión, radio, y carteles grandes por la calle en los estados en los que están permitidos como California. En Nueva York están prohibidos. Los anuncian bajo varios nombres: prestamos de día de pago, prestamos de adelanto de dinero en efectivo, prestamos sobre cheques posdatados, etc. En esencia son préstamos de bajas cantidades, a corto plazo y que están garantizados por el cheque salarial que el prestatario que recibe en su proximo día de pago (normalmente dos semanas).

Aunque el proceso para obtener este tipo de préstamo es muy fácil y cubre gastos inesperados para muchas familias de bajos ingresos, llega con un precio muy alto. La tasa promedia de interés es un 391%, pero puede llegar a ser hasta 600% de la cantidad principal.

Los barrios en los que mayoritariamente viven latinos y afroamericanos son los que más están expuestos a este tipo de prestamos. De hecho, los centros que los ofrecen son ocho veces más prominentes en estos vecindarios, según un estudio hecho por el Centro Para Prestamos Responsables (CRL en sus siglas en ingles). Y por buena una razón. Las empresas que conceden estos créditos tienen unos beneficios de 247 millones anuales por las comisiones pagadas por esta población que normalmente no tiene cuentas bancarias o crédito convencional, según el mismo estudio.

“No es frecuente ver los centros que ofrecen prestamos de día de pago agrupados en barrios prominentemente blancos”, explica Charlene Crowell, directora de comunicación de CRL. “Además, un cuarto de los acreedores está en situación financiera limitada, es decir que ya están recibiendo algún tipo de ayuda financiera del Gobierno”.

Los consumidores que optan a este tipo de préstamo también son más susceptibles a declararse en quiebra y elevan su morosidad, según Crowell. El 75% de los $3,400 millones anuales que las compañías ganan a través de sus tasas de interés y comisiones, vienen de los consumidores que solicitan por 10 o más prestamos de este tipo por año.

“Lo que pasa es que obtienen un préstamo y no pueden pagar las altas comisiones entonces tienen que lograr tener otro préstamo con aun más comisiones para poder pagarlo”, explica Crowell. “Es un ciclo y sistema hecho solo para la ventaja de la compañía, no los consumidores”.

Hay alternativas

Antes de solicitar un préstamo que está atado a altas comisiones y tasas de interes, considera otras opciones. Las uniones de crédito son una buena opción para prestamos pequeños. No solamente son accesibles para consumidores con un bajo puntaje de crédito, pero también son asequibles. Como son instituciones sin fines de lucro, no tienen la agenda de otras compañías financieras. Crowell dice que también hay que buscar por organizaciones afiliados con centros de la comunidad o iglesias.

Pero la mejor alternativa es evitar estos prestamos pequeños. “¿Sabias que la cantidad promedia de un préstamo de día de pago es $35o?”, señala Crowell. “Todos los consumidores pueden evitar un préstamo así si diéramos pasos para ahorrar eficazmente”.