Exigen justicia en funeral de joven tiroteado por la policía en Florida

Familiares aún reclaman conocer en detalle lo sucedido a Corey James, un joven afroamericano que murió a causa de los disparos de un agente de civil

Guía de Regalos

Exigen justicia en funeral de joven tiroteado por la policía en Florida
La familia del fallecido ha reclamado a las autoridades "saber qué pasó" y "respuestas" a todas sus preguntas en torno a la muerte del joven.
Foto: Archivo / EFE

MIAMI, Florida.- Decenas de familiares y allegados de Corey Jones, el joven afroamericano de 31 años que murió tras ser tiroteado por un policía sin uniforme, se congregaron hoy en una iglesia de West Palm Beach (Florida) para participar en su funeral, que contó con la presencia del reverendo Al Sharpton.

“¿Dónde estaban los derechos de Jones esa noche?”, se preguntó el reverendo afroamericano Sharpton, ante la nutrida concurrencia que abarrotó las instalaciones de la iglesia Payne Chapel AME, ubicada en esta localidad costera del sur de Florida.

El también activista en defensa de los derechos civiles aludió a la controvertida ley estatal conocida como “stand-your-ground”, que garantiza inmunidad al acusado si un juez determina que tenía la “creencia razonable” de que su vida estaba en peligro o que podía sufrir un grave daño físico.

“No importa si es un área de blancos o negros, un área de ricos o pobres, esto tiene que parar porque esta pasando en todos lados”, manifestó el reverendo, según recoge el medio local PalmBeachPost.

Durante el funeral, el hermano de Jones, un joven batería en una banda de música y que el pasado 18 de octubre falleció tiroteado en circunstancias aún sin aclarar tras un encuentro con el oficial Nouman Raja, manifestó que la fatal confrontación se hubiera evitado si el agente se hubiera identificado claramente.

“Incluso aunque no hubiera tenido una placa, Corey Jones se habría colocado en el suelo”, indicó el hermano durante el oficio religioso.

El joven afroamericano Jones fue tiroteado la madrugada del pasado 18 de octubre, cuando regresaba a su casa tras una actuación con su banda de música y, por una avería del coche, tuvo que aparcar en el arcén de la interestatal 95 y llamar al servicio de asistencia en carretera.

Según los informes preliminares, la llamada fue hecha a las 03.15 am hora local (7.15 GMT), cinco minutos antes de que Nouman Raja, agente de la Policía de la localidad de Palm Beach Gardens, al norte de Miami, disparara y matara a Jones tras ser “repentinamente confrontado” por el joven afroamericano “armado”, según la versión del jefe local de la Policía, Stephen Stepp.

La versión policial señala que el agente Nouman Raja realizaba una guardia vestido de civil con un automóvil camuflado por una autopista floridana, cuando vio a un joven que estaba detenido con su automóvil al costado de la ruta y se detuvo a investigar.

“Como resultado de la confrontación, el oficial disparó su arma de fuego, lo que resultó en la muerte del señor Corey Jones”, concluye el informe policial, según el cual en la zona del incidente se encontró una pistola que fue adquirida por Jones, que tenía licencia de armas.

La familia del fallecido ha reclamado a las autoridades “saber qué pasó” y “respuestas” a todas sus preguntas en torno a la muerte del joven, al tiempo que se mostraron convencidos de que Jones no disparó al agente.

ABUSO POLICIAL