La mala memoria de Rubio

El senador olvidó que un día comparó a su abuelo con los beneficiados de DACA que hoy quiere perjudicar

La mala memoria de Rubio
Foto: Spencer Platt / Getty

El nombre Pedro García quizás no nos dice mucho. Pero para uno de los actuales precandidatos del Partido Republicano tiene un significado especial.

“Papá no tuvo éxito en el plano material. Pero él dedicó muchas horas a leerle a su nieto en español. El podía regañarme si yo sacaba malas calificaciones en la escuela, pero nunca me permitió pensar que yo era incapaz de alcanzar el éxito”.

Y el abuelo tenía razón, porque Marco Rubio ha llegado muy lejos.

Los padres de Marco Rubio llegaron a los Estados Unidos desde Cuba en 1956. Su madre consiguió trabajo como recamarera en un hotel, y su padre como barman.

Pero la historia de Pedro García no termina ahí. Hay un ingrediente adicional que le da un condimento especial. En 1962 Pedro García llegó a los Estados Unidos y ciertas inconsistencias en la documentación que portaba lo
colocaron en proceso de deportación, sin embargo no fue regresado a la isla inmediatamente. Con la firma de la Ley de Ajuste Cubano de 1966 recibió su tarjeta de residencia.

Sobre esta anécdota, Rubio le dijo a la revista Time, en una entrevista en el 2013, lo siguiente:

“El no tenía autorización legal para estar aquí, pero los Estados Unidos no iba a deportar a un hombre viejo. Esto es igual a la situación de esos niños que fueron traídos aquí cuando tenían 5 o 6 años de edad, y no tienen memoria del país en que nacieron”.

Bueno, eso fue lo que dijo Rubio en el 2013. Hoy, en noviembre de 2015 nos dice que de ganar la presidencia dejará sin efecto la acción ejecutiva conocida como DACA que beneficia a esos mismos niños que candidamente comparara con su abuelo anciano en la entrevista con la revista Time.

La suspensión de la acción diferida pondría a sus beneficiarios en un camino acelerado hacia la deportación. Y estamos hablando de jóvenes que como dijo Rubio no solo no tienen la culpa de su situación, sino que además han sido capaces de alcanzar éxito académico y de mantener una hoja de vida impoluta.

En la misma entrevista con la revista Time aparece un mensaje que Oriales García, la madre de Marcos Rubio le dejó en su teléfono el 21 de diciembre de 2012:

“No te metas con los inmigrantes, mijo. Por favor, no te metas con ellos. Los pobrecitos indocumentados trabajan duro y son maltratados. Son seres humanos como nosotros y vinieron por las mismas razones que nosotros lo hicimos. Para trabajar, para mejorar nuestras vidas, por favor no te metas con ellos”.

Que pronto se le olvidó a Marco Rubio la historia de su propia familia, y que poco valora los consejos de su madre.