La reforma educativa, el más reciente invento de un gobierno sin escrúpulos

Es importante proteger a aquellos que forman la última línea de defensa entre la educación y la ignorancia: los maestros.
La reforma educativa, el más reciente invento de un gobierno sin escrúpulos
Recientemetne un grupo de estudiantes tuvo la penosa necesidad de tomar una caseta de cobro en la autopista como reclamo a la falta de apoyo a la institución educativa.
Foto: Reforma

En un reciente viaje a mi país de origen, México, tuve la oportunidad de entrevistar a muchos maestros y profesores que se están viendo afectados por la nueva invención del Sr. Enrique Peña Nieto: la reforma educativa.

El gobierno Mexicano ha intentado vender este proyecto como un intento para modernizar el sistema educativo de ese país y evitar la corrupción que por mucho tiempo ha existido en él, la compra de plazas.

Desgraciadamente aunque por ‘encimita’ suena muy bien esta reforma está reduciendo las prestaciones a aquellos que merecen más en lugar de menos.

Esta reforma requiere más años de servicio antes de poder jubilarse y reduce el número de maestros en favor de las telesecundarias. Como cualquier proyecto gubernamental la reforma educativa está llena de burocracia e incertidumbre para los docentes.

En mi corta visita también me pude percatar que el gobierno mexicano sigue sin apoyar o respetar a los estudiantes mexicanos.

Muestra de ello fue el hecho que en mi transcurso entre Michoacán y Jalisco un grupo de estudiantes tuvo la penosa necesidad de tomar una caseta de cobro en la autopista como reclamo a la falta de apoyo a la institución educativa. A pesar de su acción militante, los jóvenes fueron extremadamente respetuosos e inclusive se tomaron el tiempo de explicar la razón de sus acciones.

En un país donde la corrupción es el pan nuestro de cada día es importante proteger a aquellos que forman la última línea de defensa entre la educación y la ignorancia, los maestros.

Es importante reconocer que es de su labor y enseñanza de donde surgen grandes médicos, abogados, arquitectos, científicos y muchos más.

Pero obvio un país envuelto en ignorancia es más fácil de controlar que un país donde sus ciudadanos están bien educados y tienen la sofisticación para defenderse de un gobierno abusivo y un presidente que se preocupa más por tener el avión más caro que por cerciorarse que su pueblo tenga que comer.

Es una pena que en lugar de enfocarse en supuestamente reformar el sistema educativo el presidente no se enfoque en limpiar la corrupción que impera en el país azteca. Pero bueno, como dice mi madre, el que es buen juez por su casa empieza y si el no entiende que un buen líder se preocupa por su pueblo y no por sí mismo que podemos esperar.