Tres madres indocumentadas representarían intereses de millones ante Corte Suprema

El caso contra las acciones ejecutivas del Presidente, que probablemente irá a la Corte Suprema, ahora contará con la intervención, permitida por el tribunal de apelaciones, de tres madres del Rio Grande que se hubieran beneficiado de DAPA.
Tres madres indocumentadas representarían intereses de millones ante Corte Suprema
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Tres mujeres indocumentadas, madres de familia que residen en el área de Rio Grande en Texas, buscan representar los intereses de millones de madres y padres sin papeles, cuando el caso sobre DAPA y las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama lleguen a la Corte Suprema de Justicia.

Estas tres mujeres, que prefirieron permanecer en el anonimato, y que en documentos de tribunales se identifican como Jane Doe 1, 2 y 3, podrán intervenir en la demanda de los estados contra el gobierno federal, gracias a una reciente decisión del Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito.

El mismo día que ese tribunal quebrantó de nuevo la esperanza de millones de inmigrantes al fallar en contra de las órdenes de Obama –de las que este viernes se cumplen un año, y que no han entrado en vigor- los jueces también decidieron que estas tres mujeres sí podían intervenir en el caso y a favor de los intereses de millones como ellas.

Nina Perales,  vice presidenta de litigación del Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal (MALDEF) dijo que la organización representó a las tres mujeres elegibles para DAPA, madres de ciudadanos y cuyo historial limpio y dedicación a su comunidad son “representativos de tantos inmigrantes”.

“Estas mamás tienen una perspectiva única, quieren tener DAPA porque desean estar con sus hijos en Estados Unidos, desean tener un permiso de trabajo para ayudar a apoyar a sus familias, tienen objetivos muy urgentes y personales que no tienen otros interventores en este caso”, dijo Perales.

Inicialmente, el juez federal rechazó la intervención en la demanda y hasta el gobierno de Barack Obama, que se defiende del ataque de 25 estados liderados por Texas, se negó a aceptar la intervención de las indocumentadas.

Pero el mismo día que el Tribunal del Quinto Circuito reafirmó la decisión del juez de distrito manteniendo la prohibición de aplicar los nuevos programas DAPA y expansión de DACA, también permitieron que las mujeres intervinieran, haciéndolas parte del proceso legal.

“Aún tenemos que presentar más documentos, y aunque el gobierno federal ha dicho que llevarán la apelación a la Corte Suprema, aún no han presentado papeles. Esperamos que ellas puedan tener un lugar en la mesa y explicarle al tribunal supremo por qué tantos millones de inmigrantes como ellas necesitan estos programas”, dijo Perales.