Momentos inolvidables de ‘La Mamba Negra’

Los logros de Kobe Bryant son incontables, pero algunos saltan a la memoria...
Momentos inolvidables de ‘La Mamba Negra’
Kobe Bryant celebra en el desfile de los Lakers tras la conquista de las Finales de 2000. Ganaría cuatro coronas más.
Foto: Getty Images

El mundo del básquetbol –y el mundo en general– reaccionó desde el domingo a la noticia de que Kobe Bryant se retirará de las canchas al concluir la presente temporada.

Tal anuncio era esperado por prácticamente todos y sólo faltaba que el mismo Kobe lo hiciera oficial, algo a lo que se había resistido desde antes de arrancar la campaña, pero que al paso de las primeras semanas de temporada se volvió evidente e impostergable, con marcado agotamiento y actuaciones de mucho espíritu, pero muy mala productividad.

Es mucho lo que de Kobe se hablará en la larga despedida que dio inicio el domingo. Pero una de las primeras preguntas para él es cuál fue su mejor momento en una carrera que cumple 20 años.

“Nada puede vencer a haber sido drafteado”, dijo Bryant el domingo ante los reporteros en el Staples Center, en alusión a su llegada a la NBA teniendo sólo 17 años de edad. “Nada supera eso. Eso es el principio de todo”.

A continuación, algunos de los momentos de gloria de uno de los grandes Lakers de todos los tiempos.

Campeón de clavadas

En la NBA, una de las mejores cartas credenciales para un jugador joven es clavar el balón con arrojo y espectacularidad. Kobe Bryant lo hizo desde sus inicios y en 1997, como novato, se coronó campeón del concurso de clavadas o mates del Juego de Estrellas. Se puede decir que eso lo puso en el mapa.

Sus Juegos de Estrellas

Hablando de Juegos de Estrellas, Kobe Bryant siempre mostró su gran liderazgo en la cita estelar de la liga y hasta en cuatro ocasiones obtuvo el premio de Jugador Más Valioso (2002, 2007, 2009 y 2011), un récord, empatado con Bob Pettit (50’s y 60s).

Tricampeón a los 23

Con su habilidad y disparo, Bryant funcionó como el complemento perfecto en los Lakers al descomunal poder interior de Shaquille O’Neil. Ellos guiaron al equipo a ganar las Finales de 2000 frente a Pacers, de 2001 contra 76ers y 2002 ante Nets, cada vez con mayor dominio. Todo, a pesar de una ríspida relación entre los dos astros.

La noche histórica

Muchos lo consideran su momento más alucinante: 81 puntos el 22 de enero de 2006 contra Toronto, la segunda mayor cifra de la historia y algo que difícilmente se repetirá. El boxscore indica que Bryant estuvo en la cancha 41 minutos, encestó 28 de sus 46 tiros de campo, que son una barbaridad; conectó 7 de 13 triples, 18 de 20 libres, además de 6 rebotes, 2 asistencias, 3 balones perdidos, 3 robos, 1 bloqueada y 1 foul personal. Ganaron los Lakers 122-104.

Campeón sin Shaq

Para Bryant, ganar un campeonato ya sin la sombra de Shaquille O’Neil era una necesidad. Su momento llegó en las Finales de 2009 cuando los Lakers derrotaron al Magic de Orlando. Con 40, 20, 31, 32 y 30 puntos en los cinco partidos que duró la serie, “La Mamba Negra” volvió a ser campeón.

Hombre de cinco anillos

Bryant no fue deslumbrante en las Finales de 2010 cuando LA se enfrentó a Boston en una fabulosa serie, pero bien respaldado por gente como Pau Gasol, Ron Artest y Derek Fisher volvió a salir campeón, su quinta vez, acercándose a sólo un título de los logrados por Michael Jordan.

Rebasa a ‘Su Majestad’

Kareem Abdul-Jabbar y Karl Malone están bien arriba en la lista de los máximos anotadores de la historia de la NBA, pero rebasar a Michael Jordan y convertirse en el tercer mejor de todos los tiempos no puede haber sido menos que un sueño. Bryant no pudo ocultar su emoción cuando, con un par de tiros libres, llegó a 32,293 puntos el 14 de diciembre de 2014 en Minneapolis. “Creo que ambos estamos malditos con la obsesión de tratar de ser tan buenos como nos sea posible”, comentó Jordan.

Notas relacionadas

Amigos, colegas y famosos desean lo mejor a Kobe Bryant

Kobe y el principio de la gira del adiós: cuatro canastas en 20 tiros de campo

Kobe Bryant: “Mi cuerpo sabe que es tiempo de decir adiós”