Cambiando a Sur Los Ángeles un peluche a la vez

Un inmigrante mexicano lucha contra la corriente ante el incremento de los negocios de marihuana medicinal en el área
Cambiando a Sur Los Ángeles un peluche a la vez
Joshua Montalvo está feliz de haber abierto un negocio de osos de peluche gigantes en el sur de Los Ángeles para comenzar a dar una imagen positiva al área donde vive.
Foto: Araceli Martinez / La Opinión

Joshua Montalvo, un inmigrante de Guerrero, México que llegó a la ciudad cuando era un adolescente, trabaja fuertemente por darle una imagen positiva al sur centro de Los Ángeles.

Desde hace un año y donde antes era un lugar de venta de marihuana medicinal abrió un negocio de guitarras.  Aunado a esto, recientemente hizo realidad su sueño de abrir una tienda de osos de peluche gigantes, algo que considera diferente y único para esta zona.

“Nunca hemos tenido una tienda de osos de peluche en el sur de la ciudad y es parte de un esfuerzo para que se deje de identificar el área como un lugar violento lleno de licorerías y venta de marihuana”, dice Montalvo, un polifacético joven empresario quien además los fines de semana trabaja como cantante y acordeonista en una banda de música sinaloense.

“Al principio, cuando abrí el negocio de guitarras fue muy difícil. Es más, el primer día nos asaltaron pero salimos adelante y hemos tenido éxito porque los muchachos del sur encuentran ahí guitarras baratas”, cuenta.

Joshua Montalvo dice que se necesitan abrir negocios en el Sur de Los Ángeles que no sean sólo licorerías o de venta de marihuana. (Araceli Martinez/La Opinión).
Joshua Montalvo dice que se necesitan abrir negocios en el Sur de Los Ángeles que no sean sólo licorerías o de venta de marihuana. (Araceli Martinez/La Opinión).

La idea de abrir la tienda de osos de peluche Melody Rose le nació porque en su niñez al crecer en un rancho siempre anhelo tener un oso de peluche.

“Era muy solitario y pensaba que el oso podría ser un amigo con quien platicar. Así que este año le platiqué el plan a mi madre, quien por mucho tiempo ha vendido juguetes en Los Callejones y a mi hermana. Ellas decidieron apoyarme y me lancé”, dice.

Montalvo relata que el lugar donde abrió el negocio de los peluches era un lugar abandonado. “Busqué al dueño, y llegamos a un buen trato para que me lo rentara”, comenta.

Y prácticamente está en una cruzada por cambiarle el rostro al sur de Los Ángeles.

“Es que yo no solo crecí en esta área sino que aún vivo aquí. Somos de aquí, y con las guitarras y los peluches quiero poner el ejemplo de que podemos quitar el lado oscuro y hacer respetar el lugar donde vivimos. Y por nuestros niños no queremos más negocios de marihuana y venta de licor”, observa.

La gente se sorprende cuando ve el negocio de monos de peluche en el sur de Los Ángeles, ya que no hay otro, dice Joshua Montalvo. (Araceli Martínez/La Opinión).
La gente se sorprende cuando ve el negocio de monos de peluche en el sur de Los Ángeles, ya que no hay otro, dice Joshua Montalvo. (Araceli Martínez/La Opinión).

Montalvo planea inaugurar su local de osos de peluche gigantes, localizado en el 4407 del Sur de la calle Broadway, el 12 de diciembre.

La Oficina de Curren Price, el concejal por el Distrito 9 donde se localiza la tienda Melody Rose, reveló que tienen casi 9,000 micro negocios con ventas anuales por alrededor de un millón de dólares. Aunque hay un número no registrado de negocios en el hogar.

Este año se abrió también un nuevo restaurante de comida mexicana en la avenida Central, dos gimnasios de box y uno más abrirá sus puertas pronto.

Lucha contra la corriente

La lucha de inmigrantes como Montalvo por dar una imagen positiva al sur de Los Ángeles navega contra corriente.

En marzo de este año, un reporte del equipo de investigación de marihuana medicinal de UCLA, reveló que pese a que se supone que no se deben abrir más dispensarios debido a la proposición D de 2013 que limita su número, el sur de la ciudad se ha convertido en el lugar donde más florecen.

El reporte indicó que los dispensarios se han comenzado a mudar del valle de San Fernando y el este de Los Ángeles hacia el sur de Los Ángeles y San Pedro.

El sur de la ciudad, junto a Leimert Park, West Adams, San Pedro, Fairfax, Palms en el Westside y Boyle Heights experimentaron un crecimiento de 250% en el número de vendedores de marihuana, el año pasado.