Consejos expertos para ahorrar en tus medicamentos

Los precios pueden variar considerablemente de una tienda a otra, incluso en la misma ciudad. La clave es comparar precios
Sigue a La Opinión en Facebook
Consejos expertos para ahorrar en tus medicamentos
Suena increíble, pero regatear por tus medicamentos puede ser una buena opción.
Foto: Shutterstock

El verano pasado, cuando Debbie Diljak, residente de Raleigh, N.C. de 54 años de edad, llegó a recoger sus analgésicos de una farmacia local, se sintió consternada cuando, según recuerda, se dio cuenta de que el precio había aumentado de $38 a casi $200 por un suministro de un mes.

Diljak no tenía seguro médico, así que simplemente no resurtió su receta de duloxetina (genérico de Cymbalta), un antidepresivo que también se utiliza para tratar ciertos tipos de dolor. En lugar de eso, tomó otro medicamento antiinflamatorio que costaba menos. Lo que sucedió después no fue muy sorprendente: “Sufrí rigidez y empecé a cojear mucho”, recordó Diljak. “Pero simplemente no podía costear el medicamento a ese precio“.

Al igual que Diljak, millones de estadounidenses han resultado impactados por los altos costos de los medicamentos en el último año. De hecho, una encuesta reciente del Centro Nacional de Investigación de Consumer Reports entre 1,037 adultos mostró que un tercio de quienes actualmente toman un medicamento dijeron que experimentaron un aumento de precio en los últimos 12 meses, desde solo unos cuantos dólares hasta $100 por receta.

De acuerdo con la American Society of Health System Pharmacists, los grandes aumentos de precio pueden deberse a cualquier cosa desde escasez de un producto hasta cambios en tu cobertura de seguro. Y, en raros casos, los fabricantes pueden aumentar los precios simplemente porque no hay competidores que vendan ese mismo medicamento. (Considerando lo confuso que puede ser este panorama, Consumer Reports Best Buy Drugs evalúa los medicamentos en cuanto a su precio además de su seguridad y eficacia; visita CRBestBuyDrugs.org para averiguar más).

A pesar de lo frustrantes que pueden ser los aumentos repentinos de precio, nuestra encuesta muestra que la mayoría de la gente simplemente paga la diferencia. Únicamente 17% decidió comparar precios para ver si podía conseguir una mejor oferta.

dinero pastillas
Si tienes un copago de seguro estándar, es posible que no se te ocurra visitar otras tiendas. Pero en ocasiones el precio que pagarías de tu propio bolsillo (la cantidad que se cobra a las personas que no tienen seguro), podría ser menor que el copago, un hecho que los farmacéuticos no mencionan. Por ejemplo: la metformina, que se utiliza para tratar la diabetes tipo 2, se vende por menos de $4 por un suministro de un mes, o $10 por un suministro de 3 meses, en tiendas como Target y Walmart, mientras que el copago por el suministro de un mes cuesta en promedio aproximadamente $11.

Y, en caso de que decidas pagar la medicina de tu propio bolsillo, los precios que los comercios cobran pueden variar mucho. Para averiguar lo que los distintos comercios estaban cobrando enviamos compradores secretos a investigar los precios de 5 medicamentos genéricos comunes en tiendas a lo largo del país, incluyendo farmacias de cadena, hipermercados, supermercados y farmacias independientes.

Lo que descubrimos

En nuestra consulta nacional de precios, los compradores secretos realizaron más de 300 llamadas telefónicas en total, a más de 200 farmacias en 6 ciudades y sus zonas metropolitanas a través de los Estados Unidos. Los investigadores solicitaron los precios de 5 medicamentos genéricos comunes: Actos (pioglitazona) para la diabetes tipo 2; Cymbalta (duloxetina), un antidepresivo que también se utiliza para tratar el dolor muscular y óseo; Lipitor (atorvastatina) para el colesterol alto; Plavix (clopidogrel), un anticoagulante; y Singulair (montelukast) para el asma. Lo que encontramos fue impactante. En resumen, los precios varían considerablemente de una tienda a la otra, incluso dentro del mismo código postal.

Los medicamentos podían llegar a costar hasta 10 veces más en una tienda que en otra. Y no estamos hablando de diferencias regionales; encontramos importantes variantes entre comercios en la misma zona. Por ejemplo, en la ciudad de Debbie Diljak, Raleigh, N.C., el costo por un suministro de un mes del Cymbalta genérico que ella toma varió de $249 en Walgreens a $43 en Costco. En Walgreens, el farmacéutico sugirió utilizar el programa de descuentos de la tienda para reducir el precio a $220, pero el programa conlleva una cuota anual de $20. Puedes ver más ejemplos en el mapa a continuación.

En todos los Estados Unidos surgieron patrones similares. En Dallas, un comprador recibió una cotización de $150 por Plavix genérico en una sucursal de CVS cerca del centro. Pero Preston Village Pharmacy, una farmacia independiente a solo 20 minutos en auto, dijo que le vendería el medicamento por tan solo $23. En Denver, el supermercado Albertson’s Save-On señaló que su precio por la versión genérica de Actos era de $330, pero no muy lejos de ahí, Cherry Creek Pharmacy dijo que la vendería por solo $15.

El mapa de precios de medicamentos

En Raleigh, N.C., los precios por el mismo medicamento -la versión genérica de Cymbalta (duloxetina)- variaron considerablemente, incluso entre tiendas que están tan solo a unas cuantas millas de distancia.

mapa

Para darte una idea de las diferencias en los precios que encontramos, consulta la tabla más adelante.

El precio no siempre está escrito en piedra. Los compradores en ocasiones encontraron que podían recibir un descuento, pero únicamente si lo pedían. En la farmacia de un supermercado en las afueras de Des Moines, una compradora recibió una cotización de $75 por la versión genérica de Actos, pero luego de preguntar si había un mejor precio disponible, le ofrecieron el medicamento por $21.

“Suena como una locura que al comprar medicamentos con receta debas comportarte como lo harías al comprar un auto usado, comparando precios y regateando. Pero esa es la realidad del mercado farmacéutico de hoy en día”, comentó Stephen Schondelmeyer, doctor en farmacéutica y profesor de farmacoeconomía en la Universidad de Minnesota.

Las farmacias minoristas en realidad no esperan que pagues los precios altos, según el doctor Adam Fein, presidente de Pembroke Consulting. “El precio de lista es solo un número fantasioso“, añadió. De hecho, representantes tanto de CVS como de Rite Aid nos dijeron que esperan que las personas que compran en efectivo busquen acceso a descuentos. “Las encuestas de precios no toman en consideración los distintos programas de valor y descuentos disponibles en la mayoría de las farmacias para clientes que pagan en efectivo”, de acuerdo un representante de CVS.

Y Rite Aid nos dirigió a su Rx Savings Program (programa de ahorros en recetas) que no tiene cuotas anuales y ofrece un suministro de 30 días de ciertos genéricos por $9.99 y un suministro para 90 días por $15.99. Pero ninguno de los genéricos más recientes cuyos precios solicitamos estaba publicado en la lista.

Además, muchas farmacias no ofrecen una cotización definitiva hasta que tienen tu receta en la mano o en su computadora. “En ese punto básicamente es un hecho que vas a comprarles”, señala Schondelmeyer. “Ellos cuentan con que los clientes no quieran tener la molestia de transferir su receta a otro lugar”.

Por qué varían tanto los precios

Las cadenas de farmacias minoristas como CVS y Rite Aid fijan precios de venta “de lista”, es decir habituales y razonables, altos porque eso ayuda a determinar lo que las aseguradoras pagarán por el medicamento, según explica Schondelmeyer. Aún así, esas enormes discrepancias son desconcertantes.

Al igual que con otros productos de consumo, como la pasta de dientes y el cereal, uno esperaría que los precios fueran más consistentes entre las tiendas que compiten por atenderlo. Si bien las cadenas tienen sus propios contratos con proveedores de medicamentos, es poco probable de acuerdo con Schondelmeyer, que el precio al mayoreo varíe tan ampliamente. Así que contactamos a algunos minoristas, pero estos no quisieron hablar sobre las increíbles diferencias que hemos visto.

En un comunicado por escrito, un representante de Rite Aid nos dijo que sus estrategias para el establecimiento de precios eran “de propiedad exclusiva” y que “regularmente evaluamos nuestra estrategia relacionada con los precios para asegurarnos de mantenernos competitivos”.

De manera similar, un representante de CVS escribió que los precios de lista completos de los medicamentos no son relevantes debido a que la mayoría de sus clientes solo paga el copago de su seguro. Sin embargo, nuestro análisis de seguimiento sugiere que muchas personas pagan el costo de su propio bolsillo. Por ejemplo, en Raleigh el año pasado, alrededor de 3,000 recetas de Cymbalta genérico les costaron a los consumidores en promedio $242 cada una, para un total de $716,000.

Esa es la clave del asunto, de acuerdo con Schondelmeyer. A las cadenas minoristas como CVS y Rite Aid no les preocupan los consumidores que pagan de su bolsillo, dijo, porque normalmente representan menos del 10% de sus ventas. Lo que sí les preocupa es cuánto pagarán terceros, como las aseguradoras, generalmente una tarifa de reembolso negociada o el precio de lista, el que sea menor.

Así que los minoristas fijan intencionalmente el precio de lista en un punto muy alto de manera que no haya ninguna probabilidad de que las aseguradoras puedan reducir lo que les pagan. “Si tu farmacia cotiza un precio en efectivo de $40, entonces un tercero pagador no estará complacido si, en cambio les cobras a ellos $75”, de acuerdo con Schondelmeyer.

Nuestra encuesta encontró que la gente que enfrentó precios altos por medicamentos fue dos veces más propensa a omitir una visita al médico. Desde luego, como explicó Fein, “muy pocos consumidores entienden el aspecto económico del negocio de la farmacia suficientemente bien para regatear con su farmacéutico. Es por eso que las farmacias minoristas consiguen ganancias mucho más altas con personas que no cuentan con seguro o cuyo seguro no les ofrece una cobertura suficiente”.

Encontramos una sola excepción a esa práctica: Costco. “Simplemente fijamos los precios de los productos tan bajo como nos es posible y aun así conseguimos una ganancia modesta”, comentó Victor Curtis, farmacéutico registrado y vicepresidente sénior de farmacia.

Costco consigue su ganancia al controlar escrupulosamente sus gastos, así que puedes esperar una experiencia sin detalles adicionales: no hay servicio en el auto las 24 horas ni horarios especiales los domingos, por ejemplo. Un área en la que ahorran costos importantes es al surtir las recetas en una sucursal central y enviarlos por la noche a las tiendas. Por lo tanto, si solicitas un resurtido por teléfono es posible que te pregunten si puedes recogerlo al día siguiente. “Eso reduce nuestros costos de mano de obra a la mitad”, indicó Curtis. Los clientes aún pueden solicitar el servicio para el mismo día. De acuerdo con Curtis, las farmacias de Costco tienen cuatro veces más clientes que pagan en efectivo que el promedio nacional.

Dado que las cadenas de farmacias minoristas fijan los precios de lista de medicamentos tan alto, comparado con lugares como Costco, también nos preguntamos si estaban cobrando más a las aseguradoras. “Desafortunadamente, los verdaderos costos están escondidos”, comenta Schondelmeyer. Por ejemplo, él señala que, si cuentas con un seguro y consultas a tu médico, recibirás una explicación de beneficios o EOB (por sus siglas en inglés), la cual te muestra tus costos y cuánto pagó tu aseguradora. Pero cuando se trata de medicamentos, no hay una EOB, así que no está claro cuánto es exactamente lo que pagan las farmacias.

“Lo más triste es que incluso los consumidores que intentan encontrar el verdadero costo en este mercado loco simplemente no pueden conseguirlo”, añadió Schondelmeyer.

La situación para los consumidores podría empeorar conforme suceden nuevos cambios en el mercado: CVS recientemente compró el negocio de las farmacias de Target y Walgreens anunció su intención de adquirir Rite Aid.

“Tener una competencia efectiva en todos los niveles de la cadena de suministro es crucial para proteger las elecciones de los consumidores”, señaló George Slover, asesor de políticas sénior para Consumers Union, la rama de políticas y defensa del consumidor de Consumer Reports. “Es por eso que es tan importante que los encargados del cumplimiento de las leyes antimonopolio examinen este tipo de fusiones cuidadosamente”.

Quién vende las medicinas por menos: nuestro análisis de precios

Este mismo año les pedimos a compradores encubiertos que llamaran a las farmacias de más de 200 tiendas en todo el país para obtener los precios de una canasta de mercado de cinco versiones genéricas de medicamentos con receta comunes.

Recientemente dimos seguimiento a la mitad de ellas y también consultamos una farmacia en línea para obtener los precios más actualizados. Los números de la tabla que se encuentra a continuación son promedios de las cotizaciones de precio que los comercios dieron para un suministro de un mes. Los comercios se presentan en orden del menos costoso al más costoso por el precio total de nuestra canasta.
mapa medicina

Las farmacias independientes tuvieron algunos de los precios más bajos que encontramos… y también algunos de los más altos.

Las 3 principales farmacias ofrecen los precios más altos, cobrando hasta 10 veces más que la farmacia en línea que consultamos.

Los supermercados también tuvieron importantes variantes en el precio, así que puede ser buena idea visitar más de una.

Cómo obtener la mejor oferta

Con los crecientes costos de los medicamentos, las personas cuyas aseguradoras descontinúan o reducen la cobertura de un medicamento, o quienes no están cubiertos del todo, sentirán el impacto. Incluso las personas con seguro pueden enfrentar gastos de bolsillo más altos conforme los copagos y los deducibles aumentan.

No poder pagar los medicamentos tiene consecuencias: aproximadamente 40% de las personas que participaron en nuestra encuesta dijeron que no tomaban todos sus medicamentos para controlar gastos; dividían sus pastillas sin la aprobación de su médico, por ejemplo, u omitían dosis o, como Debbie Diljak, simplemente no resurtían su receta. La gente que enfrenta altos costos de medicamentos también es dos veces más propensa que los demás a evitar ver a su médico o rechazar una intervención médica. Pero como descubrió Diljak, puede haber otras opciones que son mejores para ti y para tu presupuesto.

Sin importar qué farmacia o botica utilices, elegir medicamentos genéricos sobre medicamentos de marca puede ayudarte a ahorrar dinero, hasta 90% en algunos casos. Habla con tu médico, pues puede ser capaz de recetar alternativas a un menor costo en la misma clase de medicamentos. Para conocer más maneras de ahorrar en tu próxima receta, consulta nuestra lista de consejos a continuación.

Por último, una vez que hayas hecho el trabajo para encontrar una buena farmacia que te agrade y que ofrezca un buen precio, nuestros consultores médicos recomiendan surtir ahí todas tus recetas. Mantener todos los medicamentos que tomas dentro de un solo sistema ayuda a evitar duplicaciones e interacciones peligrosas.

Estrategias inteligentes para ahorrar

1. Evita las farmacias de cadena. En cada uno de los 5 medicamentos que buscamos precio, las grandes cadenas farmacéuticas fueron consistentemente las que más cobraron. Entre las tiendas físicas, Costco ofreció los precios más bajos. No es necesario ser miembro para utilizar su farmacia, si bien suscribirte puede conseguirte más descuentos.

2. Apoya las farmacias independientes. Es posible que creas que las tiendas familiares normalmente tienen precios más altos, pero encontramos que ese no siempre es el caso. De hecho, encontramos algunas verdaderas gangas en farmacias locales independientes, así como algunos precios más altos. También encontramos amplias diferencias en supermercados, otro lugar en el que uno no esperaría ahorrar. Otra ventaja de las farmacias independientes: a menudo conseguimos un mejor precio tras pedirlo, porque los farmacéuticos pueden tener más flexibilidad para igualar o mejorar los precios de los competidores.

3. No siempre utilices tu seguro. Muchas cadenas e hipermercados ofrecen cientos de genéricos comunes a precios de hasta $4 por un suministro de 30 días y $10 por un suministro de 90 días para personas que pagan de su propio bolsillo. Sam’s Club incluso surte algunas recetas sin costo para sus miembros. Revisa la letra pequeña: puede haber una pequeña cuota de inscripción, y no todos los programas de descuentos están disponibles para personas que tienen seguros de Medicare, Medicaid o Tricare. Y ten en mente que cuando tu seguro no participa, el dinero que gastes en tus medicamentos no contará para tu deducible o tus gastos máximos de bolsillo.

4. Pregunta siempre: “¿Este es el precio más bajo que ofrecen?” Victor Curtis de Costco nos comentó que los contratos para planes de Medicare Parte D prohíben a los farmacéuticos ofrecer un mejor precio en efectivo a un cliente, a menos que este lo solicite. Y en Rite Aid nos dijeron que sus farmacéuticos procesan las recetas a través del seguro a menos que los clientes les pidan que no lo hagan.

Generalmente encontramos que preguntar puede llevar a que la persona al teléfono investigue si hay algún programa de descuentos, tarjetas o cupones disponibles. Pregunta de nuevo a menudo, porque los precios y las ofertas cambian. Y nunca asumas que el precio “descontado” de una farmacia es menor que el precio regular de otra.

5. Pide una receta para 90 días. Para los medicamentos que tomas a largo plazo puede ser más cómodo e incluso más barato. Por ejemplo, si utilizas tu seguro, solo pagarás un copago en lugar de tres. Y para los programas de descuento en medicamentos genéricos pagar $10 por un suministro de 90 días es más barato que los $4 que se pagan por 30 días.

6. Consulta Internet. Si planeas pagar de tu propio bolsillo, consulta GoodRx.com para conocer su “precio justo” y utilizarlo para negociar si un farmacéutico te da una cotización por un precio más alto. También puedes surtir una receta con una farmacia en línea. El sitio que utilizamos, HealthWarehouse.com, tuvo los precios más bajos. Pero recuerda tener cuidado al elegir una. Utiliza solo vendedores en línea que claramente operen dentro de Estados Unidos y muestren el símbolo de “VIPPS” para mostrar que se trata de un sitio de práctica farmacéutica verificada por internet (Verified Internet Pharmacy Practice Site).

La mayoría de los sitios que se presentan como “canadienses” de hecho son frentes falsos que venden productos falsificados o de baja calidad. Las farmacias por internet con sede en otros países que anuncian medicamentos con grandes descuentos casi nunca son legítimas, de acuerdo a la National Association of Boards of Pharmacy (Asociación Nacional de Juntas de Farmacéutica, o NABP), una organización sin fines de lucro que acredita sitios web que funcionan como farmacias.

Una vez que hayas verificado que un comercio es legítimo, lee cuidadosamente los términos. Por ejemplo, HealthWarehouse.com envía a los 50 estados, pero otros pueden no hacerlo. Y tendrás que esperar el envío.