Cierre de escuelas del LAUSD ¿Precaución o reacción exagerada?

Expertos y funcionarios opinan sobre la decisión de LAUSD de clausurar las clases en 900 centros educativos
Cierre de escuelas del LAUSD ¿Precaución o reacción exagerada?
Autobuses vacíos de LAUSD tras el cierre de todas las escuelas.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Miles de padres angelinos amanecieron este martes con la noticia de que las clases de sus hijos habían sido canceladas debido a creíbles amenazas de bomba. Hay quienes opinaron que la medida de precaución fue la correcta, y quienes la calificaron de exagerada.

William Bratton, Comisionado de Policía de New York y exjefe de la Policía de Los Ángeles (LAPD), fue uno de los que consideraron innecesario el cierre de más de 900 escuelas.

Bratton indicó que, si bien New York había recibido las mismas amenazas había optado por ignorarlas porque estaban hechas “para promover el miedo”.

Bill de Blasio, alcalde de New York, coincidió con Bratton, calificando las amenazas de genéricas y extravagantes.

//platform.twitter.com/widgets.js

En Los Ángeles, sin embargo, muchos aprobaron la decisión. En rueda de prensa, el Jefe de policía Charlie Beck calificó de irresponsables las críticas a la decisión del LAUSD y recalcó la prioridad de mantener a los niños seguros.

“El LAUSD tomó la decisión de cerrar las escuelas para asegurar la seguridad de nuestros niños”, coincidió Paul Krekorian, Concejal del Distrito 2 de Los Ángeles.

Varias madres que fueron a dejar a sus niños a la escuela, al enterarse de la noticia,  coincidieron con los funcionarios angelinos. “No se puede saber si la amenaza es cierta. Pero si el maestro me dice que puede haber una bomba en la escuela, yo no voy a arriesgar a mis niños. Nadie lo haría”, comentó Yolanda Álvarez, frente a la escuela primaria Roscoe, en Sun Valley.

“No fue una decision fácil de tomar”, opinó Michael Sweiback, ex Fiscal federal y Jefe del Departamento de delitos en contra de la propiedad intelectual y cibernética de la Oficina del Fiscal. “No siempre es fácil determinar si la información es creíble y a esto se le agrega el sentimiento de inseguridad de los recientes ataques de San Bernardino”, señaló.

El experto en seguridad explicó que con la tecnología actual es muy fácil enviar amenazas anónimas, usando servidores conocidos como ‘proxy‘, que actúan de intermediarios entre quien envía el correo y quien lo recibe, manteniendo el anonimato del remitente.

Sin embargo, a la hora de detectar el origen de la amenaza no es tan sencillo y requiere un largo proceso de investigación.