Crítica de cine: no lo dudes, ‘Star Wars: The Force Awakens’ es extraordinaria

Recuperando el clasicismo de los filmes originales, J.J. Abrams les rinde homenaje al tiempo que crea el camino hacia una nueva saga
Crítica de cine: no lo dudes, ‘Star Wars: The Force Awakens’ es extraordinaria
'The Force Awakens' está protagonizada por Daisy Ridley, en la imagen junto al droide BB8.
Foto: Lucasfilm

Antes de empezar a leer este comentario, un par de apuntes: primero, no voy a desvelar nada sobre las sorpresas de su argumento, que las hay, y son históricas. Y segundo, mi más ferviente recomendación… es que no lo lean. O mejor dicho, esperen a leerlo hasta después de ver la película.

Déjense sorprender. Y disfruten. Porque “Star Wars: Episode VII. The Force Awakens” es una verdadero festín.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Salvará ‘Star Wars’ la taquilla? ‘In the Heart of the Sea’ es otro fracaso más…

Poco más de tres años después de que Walt Disney Co. comprara Lucasfilm con la intención de expandir el universo cinematográfico (y financiero) de la compañía creada por George Lucas, se presenta el primer fruto de tal acuerdo.

Y la intención del mismo es clara: echar una mirada atrás para crear un nuevo sendero, con nuevos personajes, aventuras y leyendas.

El director J.J. Abrams (“Star Trek”, “Alias”) y sus co-guionistas Lawrence Kasdan (que co-escribió los episodios previos “The Empire Strikes Back” y “Return of the Jedi”) y Michael Arndt (“Toy Story 3”) no tenían una tarea fácil.

TE PUEDE INTERESAR: Óscar Isaac nos habla de ‘The Force Awakens’: es ‘pura’ e ‘inocente’

Tras tres precuelas decididamente mediocres (sólo “Revenge of the Sith” logró alcanzar instantes memorables, mientras tanto “The Phantom Menace” como “Attack of the Clones” sufrieron por una falta de “emotividad” y sobretodo buenos actores), los tres centraron su objetivo en recuperar el sentido de entretenimiento puro y tradicional que emanó de la primera entrega, “A New Hope”, en 1977.

Ni ésta ni la que es considerada como la mejor de la serie, “The Empire Strikes Back”, son filmes perfectos. Pero eso nunca ha importado para que sean considerados, bien merecidamente, como absolutos clásicos del cine.

“The Force Awakens” está muy cerca de seguir sus pasos.

Recuperamos la historia 30 años después de “Return of the Jedi”: la galaxia está controlada por el Primer Orden (First Order), con la mano férrea del líder supremo Snoke (Andy Serkis) y sus manos derechas, Kylo Ren (excelente Adam Driver) y el General Hux (un exagerado Domhnall Gleeson).

La Resistencia, a manos de la General Leia (Carrie Fisher), trata por todos los medios de controlar el avance de las tropas enemigas, cuyo objetivo es localizar a Luke Skywalker (Mark Hamill), el último Jedi.

Uno de los pilotos de la Resistencia es Poe Dameron (Óscar Isaac, cuyo personaje, de buen seguro, tendrá más relevancia en las futuras secuelas), quien se acompaña del droide BB8 (una maravillosa novedad).

Éste contiene información que puede ayudar a la Resistencia a derrotar al Primer Orden. Tras una serie de incidentes, que incluyen la presentación de Finn (John Boyega), un Storm Trooper disidente, BB8 cae en manos de Rey (sensacional Daisy Ridley), una joven que se dedica a recoger chatarra.

A partir de este momento, la misión es llevar BB8 a manos de la Resistencia. Para ello, Rey y Finn contarán con la ayuda de… Han Solo (extraordinario Harrison Ford) y su inseparable Chewbacca (Peter Mayhew).

TE PUEDE INTERESAR: Harrison Ford dice que tiene cosas en común con Han Solo

A lo largo de 135 minutos, que pasan volando, “The Force Awakens” viaja de un planeta a otro, de una historia a otra, con notable energía y diversión. El sentido del humor, completamente ausente de las tres precuelas, es recuperado aquí, gracias, sobretodo, a la presencia de Ford, quien este año ha ofrecido dos de las mejores actuaciones de su carrera: en este largometraje y en el infravalorado “The Age of Adaline”.

Además, Abrams y su equipo impregnan al conjunto de una sensación de realismo que recuerda a la sencillez y efectividad de las tres entregas originales: nada luce pulido (salvo las estancias del Primer Orden), y los decorados, muchos de ellos palpables y construidos en las localizaciones donde tuvo lugar el rodaje, otorgan a “The Force Awakens” de esa magia natural, sincera, que hicieron de “Star Wars” la película que hoy amamos (¿tuvo que ver en ello que la película fuera rodada en 35 milímetros y no en formato digital como lo son la mayoría hoy en día?).

TE PUEDE INTERESAR: ‘Star Wars: The Force Awakens’: estuvimos en la histórica premiere del filme

Hay muchos más elementos que merecen ser resaltados: los tres nuevos actores, Ridley, Boyega e Isaac; las escenas entre Leia y Solo, bañadas de una emotiva nostalgia; los efectos visuales, nada excesivos; y, por supuesto, la música.

El compositor John Williams es el alma de “Star Wars”. Su regreso, con la excelente “The Force Awakens”, sólo confirma que, sin él, sería imposible vivir las aventuras de sus personajes con la misma sensación de entusiasmo, reverencia y pasión.